LA DESIGUALDAD EXISTENTE DEL TELETRABAJO EN ESPAÑA FRENTE A PAÍSES DE EUROPA

La pandemia que estamos viviendo actualmente ha transformado muchos aspectos de nuestra rutina de vida. Por lo que ha obligado a muchas empresas a teletrabajar desde casa y en cada país le afecta de forma negativa o positiva.

En España, es uno de los países de Europa peor preparados para realizar teletrabajo, a pesar de tener una de las mejores fibras ópticas. ¿Cómo conocemos estos datos?.

Gracias a una investigación que hemos encontrado en El Confidencial, se estima que España es un país que se encuentra en el quinto puesto peor preparado de toda Europa, superando a RumaníaBulgaria, Eslovaquia y Hungría. Y en el punto más alto del índice de teletrabajo, se encuentra Luxemburgo que tiene una de las mejores condiciones de teletrabajo y seguido se ubica SuizaSuecia y Reino Unido.

Si analizamos la posibilidad de teletrabajar en las provincias de España. Nos encontramos con Madrid una provincia que su índice de teletrabajo se localiza por encima de la media de Europa (0,38) en un 0,43, después se encuentra Barcelona con un 0,36Canarias con un 0,33 y País Vasco 0,33.

Las provincias que tienen menos posibilidades de teletrabajar son Castilla y León con un 0,24Extremadura con un 0,25  Islas Baleares con un 0,25.

 

El teletrabajo ha aumentado la desigualdad entre los empleados, aunque era de esperar ya que los trabajadores a tiempo parcial o que tengan contratos temporales tienen menos posibilidades que si tuvieran un empleo a tiempo completo o contratos indefinidos.

Otra disigualdad que se ha detectado es el nivel educativo, una persona que posea un título de educación primaria cuenta con un máximo de 0,13 (Madrid), un trabajor con estudios secundarios es de 0,28 (Cataluña), y con  estudios universitarios es de 0,61 (Madrid).

En el estudio se observa una conexión entre el sueldo y el teletrabajo. Los sueldos más elevados son menos vulnerables al distanciamiento físico como por ejemplo directivos, técnicos... Y los trabajadores con salarios más bajos se encuentran en una peor situación, son aquellos que tienen más difícil el teletrabajar.

Como consecuencia de lo expuesto, ese choque de la oferta que se producirá con la distancia social que se deberá llevar tras el desconfinamiento, las empresas que son incapaces de reemplazar sus actividades diarias por el teletrabajo (turismo, construcción...) provocará un grado de desigualdad en España, a sus regiones y trabajadores.

En cuanto al choque de la demanda, se está produciendo actualmente una caída del consumo y que en el futuro continuará. Por lo tanto esta situación no solo afectará a la renta per cápita, también provocará un aumento de las desigualdades en provincias como en trabajadores.