¿Cómo se calcula el ERTE con reducción de jornada?

El cálculo del ERTE con reducción de jornada se realiza de la misma forma que el cálculo de un ERTE sin reducción de jornada, con la única diferencia de que en este caso se tiene en cuenta la nueva jornada laboral reducida. Esto quiere decir que el cálculo se realiza en función del salario bruto anual que perciba el trabajador, dividido por el número de días que se trabajará durante el año y multiplicado por el número de días que se estará de baja. En el caso de que la reducción de jornada se haya aplicado de forma parcial, el cálculo se realizará en función de la jornada laboral que se haya establecido.

Por ejemplo, si un trabajador percibe un salario bruto anual de 24.000 euros y la reducción de jornada se ha aplicado de forma parcial, estableciéndose una jornada laboral de 4 horas diarias, el cálculo del ERTE será el siguiente:

24.000 euros/365 días/4 horas x número de días de baja = importe a percibir por el trabajador

En el caso de que la reducción de jornada se haya aplicado de forma total, el cálculo del ERTE será el siguiente:

24.000 euros/365 días x número de días de baja = importe a percibir por el trabajador

En ambos casos, el importe a percibir por el trabajador será el mismo, ya que en el primer caso se está teniendo en cuenta la jornada laboral reducida y en el segundo caso se está teniendo en cuenta la jornada laboral que se habría trabajado si no se hubiera aplicado la reducción de jornada.

¿Cuánto se cobra en un ERTE con reducción de jornada?

Los ERTE son una herramienta que permite a las empresas hacer frente a una situación de crisis, reduciendo la jornada de trabajo de sus empleados o, incluso, suspendiendo temporalmente su contrato. En ambos casos, se trata de medidas que afectan al salario de los trabajadores.

En el caso de un ERTE de reducción de jornada, el salario de los trabajadores se reduce en proporción a la reducción de la jornada de trabajo. Así, si la jornada se reduce a la mitad, el salario también se reduce a la mitad. Si la jornada se reduce en un 10%, el salario también se reduce en un 10%.

En el caso de un ERTE de suspensión, el salario de los trabajadores se reduce en un porcentaje que depende de la causa de la suspensión. Si la suspensión es por causas económicas, técnicas, organizativas o productivas, el salario se reduce en un 75%. Si la suspensión es por fuerza mayor, el salario se reduce en un 100%.

En ambos casos, el salario mínimo interprofesional es la base a partir de la cual se calcula el salario de los trabajadores. Así, si el salario mínimo interprofesional es de 900 euros, y la jornada se reduce a la mitad, el salario será de 450 euros.

¿Cómo funciona un ERTE de reducción de jornada?

Los ERTE de reducción de jornada son un mecanismo que permite a las empresas adaptar su plantilla de trabajadores en función de sus necesidades de negocio, reduciendo temporalmente la jornada laboral de sus empleados. Esto se hace mediante un acuerdo entre la empresa y el trabajador, y se puede aplicar tanto a toda la plantilla de la empresa como a un grupo específico de trabajadores. Los ERTE de reducción de jornada se han convertido en una herramienta muy utilizada por las empresas en los últimos años, sobre todo en periodos de crisis económica.

La reducción de la jornada laboral puede ser de un máximo del 50% de la jornada habitual, y la duración del ERTE no puede superar los 12 meses. En el caso de los trabajadores a tiempo parcial, la reducción de la jornada laboral se calcula en relación a su jornada habitual, y no puede ser inferior a un 25% de dicha jornada. Asimismo, la duración máxima de un ERTE de reducción de jornada para los trabajadores a tiempo parcial es de 6 meses.

El principal beneficio de los ERTE de reducción de jornada para las empresas es que les permite reducir sus costes salariales en un momento en el que sus ingresos están siendo afectados por una caída en la demanda. No obstante, los ERTE de reducción de jornada también tienen un coste para las empresas, ya que implican un aumento de la carga administrativa y un mayor número de trámites a realizar. Asimismo, los ERTE de reducción de jornada pueden tener un impacto negativo en la imagen de la empresa, especialmente si se hace público que la empresa está en una situación económica delicada.

Por último, cabe destacar que los ERTE de reducción de jornada no son una herramienta a largo plazo, sino que deben usarse de forma temporal, ya que su prolongado uso puede tener un efecto negativo tanto en la plantilla de la empresa como en sus resultados económicos.

¿Cómo se calcula el ERTE a tiempo parcial?

La reducción de jornada por ERTE a tiempo parcial se calcula en función de los salarios de tramitación, es decir, el salario base, complementos salariales y pagas extras. Si la reducción es solo de jornada, no se modifica el salario, sino que se ajusta el número de horas de trabajo a la nueva jornada. Para calcular la nueva retribución, se divide el salario bruto por el número de horas que se trabajaban en la jornada completa y se multiplica por el número de horas que se trabajarán en la nueva jornada.

La reducción de salario por ERTE a tiempo parcial se calcula de forma similar, pero en este caso, el salario bruto se divide entre el número de horas de la jornada completa y se multiplica por el número de horas que se trabajará en la nueva jornada, y luego se resta un 5% de esa cantidad. Este 5% es el descuento por cotización a la Seguridad Social, que se aplica en todos los casos de reducción de salario, ya que se cotiza por salario real.

¿Cómo calcular lo que se cobra en un ERTE?

¿Qué es un ERTE? Un ERTE, Expediente de Regulación Temporal de Empleo, es una medida que se puede aplicar cuando las empresas atraviesan una situación de crisis que les impide, temporalmente, seguir prestando sus servicios de manera habitual o, incluso, tienen que cerrar sus puertas. En estos casos, se suspenderá o reducirá la jornada laboral de sus trabajadores para que la empresa pueda seguir adelante.

En el caso de que se suspenda la actividad, el trabajador dejará de percibir su salario íntegro, pero tendrá derecho a cobrar una prestación por desempleo por un periodo de tiempo determinado. En el caso de que se reduzca la jornada laboral, el trabajador cobrará una prestación por desempleo parcial por las horas que no trabaje.

La prestación por desempleo es un subsidio que se cobra mientras el trabajador está en desempleo y se destina a cubrir parte de sus necesidades económicas. Para poder cobrarla, el trabajador debe estar inscrito como demandante de empleo y cumplir una serie de requisitos, como haber cotizado un mínimo de 360 días en los últimos 5 años o haber cotizado 180 días si tiene más de 45 años o menos de 25.

La prestación por desempleo parcial es un subsidio que se cobra cuando se reduce la jornada laboral. Se trata de una prestación proporcional al tiempo que no se trabaja, es decir, si se reduce la jornada laboral en un 50%, la prestación será del 50%. Para poder cobrarla, el trabajador debe estar inscrito como demandante de empleo y cumplir una serie de requisitos, como haber cotizado un mínimo de 360 días en los últimos 5 años o haber cotizado 180 días si tiene más de 45 años o menos de 25.

En el caso de los trabajadores autónomos, la prestación por desempleo parcial se calcula de manera diferente. En lugar de un subsidio, se trata de una ayuda que se cobra mensualmente y que equivale al 60% de la base reguladora. Para poder cobrarla, el trabajador debe estar inscrito como demandante de empleo y cumplir una serie de requisitos, como haber cotizado un mínimo de 360 días en los últimos 5 años o haber cotizado 180 días si tiene más de 45 años o menos de 25.

¿Quieres encontrar trabajo?

¿Quieres encontrar trabajo?