5 CONSEJOS PARA TRABAJAR CON UN JEFE MAS JOVEN

 

En teoría, cuando entramos en una empresa comenzamos desde un nivel inicial y luego, ascendemos. Nuestro camino debe ser firme y seguro, lo que significa que nuestros jefes son más viejos que nosotros, y nosotros somos más viejos que los que llegaron después de nosotros. Así es como pensamos que debería ser, pero la vida en ocasiones puede presentarnos situaciones anómalas.

Lo que está claro, es que en cada empresa surgen circunstancias que desencadenan nuevos entornos. Algunos empleados se ausentan algunos días o por temporadas por enfermedad o circunstancias familiares. A otros los despiden. A veces eres tú quién te vas de la empresa por tu propio pie o hay empleados que ascienden muy rápido y saltan seis niveles a la vez. El resultado puede ser encontrarse finalmente con un jefe que es más joven que tú.

¿Qué pasa cuando tienes la edad suficiente para ser la madre de tu jefe, o peor aún, la abuela? No siempre es fácil. Hay un montón de sentimientos o intrigas que necesitas resolver. Algunos de los Millenians pasarán a puestos de dirección donde supervisarán a personas que son considerablemente mayores que ellos. Cuando eres el trabajador de más edad, ¿cómo manejas el trabajo de alguien que no sólo es mucho más joven sino que puede tener mucha menos experiencia? Te damos a continuación 5 consejos para trabajar con un gerente más joven:

 

1-. Vigila tu lenguaje corporal

Imagina que tu jefe menos experimentado te sugiere que está 99% seguro de que un proyecto no funcionará. En ese momento debes resistirte a perder la paciencia y el impulso de poner los ojos en blanco. Puede incluso que seas tú quién tenga razón, pero debes controlar tu lenguaje corporal. Puedes hacer objeciones, por supuesto, pero la forma en que las hagas es crítica.

 

2-. Cuida tu lenguaje

Elimina las siguientes frases de tu repertorio: Cuando tenía tu edad solíamos hacerlo así, he estado haciendo esto desde antes de que nacieras, después de que hayas estado haciendo esto tanto tiempo como yo, verás lo que quiero decir. Y cualquier cosa similar. 

No debes basar tus argumentos ni llamar la atención por las diferencias de edad, y no te conviene actuar como si fueras superior porque eres mayor. Puede que seas superior, pero tu jefe sigue siendo tu jefe.

 

 

3-. Asume que tu jefe es la persona adecuada para el trabajo

Aunque no tengas más experiencia laboral, tienes más experiencia de vida. Eso no significa que tu jefe milenario no sea la persona adecuada para ese puesto. Es más, seguramente tenga el conocimiento y la experiencia que la gerencia necesitaba y quería contratar.

Cuando tu jefe haga cambios, no te resistas. No los rechaces a menos que tengas razones muy sólidas. Si tienes una razón sólida, llévasela a tu jefe y presenta tu caso. Eso es lo que harías si tu jefe fuera mayor que tú. Si dice que no, entiende que tendrá sus motivos y apoya su discurso. Él es el jefe y asumirá las culpas si finalmente fue una idea estúpida.

 

4-. Muéstrate únicamente como profesional

Tienes mucha experiencia de vida, así como experiencia profesional. Tu jefe de 20 años está en el proceso de atravesar por muchas circunstancias personales que tú ya pasaste hace años o décadas.Te aconsejamos obviar conversaciones de esa índole con él. Resiste el impulso de ayudarle con esas cosas personales.

Además, no te dejes caer en el papel de madre o padre del departamento. A veces esto puede suceder cuando hay uno o dos "baby boomers" en un grupo de Millennials. 

 

5-. No intentes ser guay

Si eres genial por naturaleza, perfecto, pero no intentes actuar como un chico de 25 años cuando tienes 45. Se ve poco profesional y ciertamente ridículo. Al final, todos vivimos en el mundo real en el que se espera que la gente madure a medida que envejece.

Compórtate como siempre, al final, cada personalidad aporta lo suyo al equipo y no hay que esforzarse por fingir algo que no se es. La madurez, la experiencia, la calma y la prudencia que otorga la edad son beneficiosas en todos los aspectos y por esto no tienes necesidad de mostrar rasgos de una edad más temprana.

Recuerda, la edad no importa realmente una vez que llegas a la edad adulta. No te asustes si tu nuevo jefe es mucho más joven que tú. Sólo haz lo mejor que puedas en tu trabajo, y las cosas irán bien.

 

Si estás buscando trabajo consulta nuestras ofertas de empleo. Todos los días se publican nuevas ofertas y podrías encontrar el más adecuado para ti. Mucho ánimo y suerte en tu búsqueda.

¿Quieres encontrar trabajo?

¿Quieres encontrar trabajo?