¿Qué secuelas deja una fractura de tibia y peroné?

¿Qué secuelas deja una fractura de tibia y peroné?

Una fractura de tibia y peroné es una lesión grave que puede tener consecuencias a largo plazo. Las fracturas de tibia y peroné son las más comunes de todas las fracturas de huesos largos y representan alrededor del 5% de todas las fracturas. La tibia es el hueso más largo de la pierna y el peroné es un hueso que se encuentra por debajo de la tibia. Las fracturas de tibia y peroné son generalmente causadas por accidentes de automóvil, caídas o deportes. Las fracturas de tibia y peroné pueden ser muy dolorosas y pueden requerir cirugía para ser reparadas. Las fracturas de tibia y peroné pueden dejar algunas secuelas a largo plazo, como dolor, infección, artritis y cicatrices.

La mayoría de las fracturas de tibia y peroné se pueden tratar con éxito y la mayoría de las personas recuperan la movilidad y el funcionamiento de la pierna. Sin embargo, algunas personas pueden quedar con algunas secuelas a largo plazo. Las secuelas más comunes de las fracturas de tibia y peroné son el dolor y la infección. El dolor es generalmente el resultado de la cirugía o de la fractura misma. La infección puede ser causada por la cirugía o por el contacto con bacterias durante el accidente. Las infecciones pueden ser muy dolorosas y pueden requerir medicamentos antibióticos para tratarlas. Las infecciones pueden ser una complicación grave de las fracturas de tibia y peroné y pueden requerir hospitalización.

Las fracturas de tibia y peroné también pueden causar artritis. La artritis es una enfermedad que causa dolor, inflamación y rigidez en las articulaciones. La artritis puede ser muy dolorosa y puede hacer que sea difícil caminar o usar la pierna. La artritis puede ser una complicación grave de las fracturas de tibia y peroné y puede requerir tratamiento a largo plazo. Las fracturas de tibia y peroné también pueden dejar cicatrices. Las cicatrices son marcas en la piel que quedan después de que la herida se ha curado. Las cicatrices pueden ser muy visibles y pueden ser un recordatorio constante de la lesión. Las cicatrices pueden ser una complicación grave de las fracturas de tibia y peroné y pueden requerir tratamiento a largo plazo.

¿Qué tan grave es una fractura de tibia y peroné?

Una fractura de tibia y peroné es una lesión en una o más de las dos huesos largos que forman la pierna. Las fracturas de tibia y peroné son graves y pueden ser muy dolorosas. A menudo requieren Cirugía para que los huesos se vuelvan a juntar y puedan sanar correctamente. Si no se tratan adecuadamente, las fracturas de tibia y peroné pueden causar problemas permanentes con la movilidad y el dolor.

Las fracturas de tibia y peroné pueden ocurrir en cualquier lugar de los huesos, pero la mayoría ocurren en la parte inferior de la tibia (el hueso de la espinilla) o en el peroné (un hueso pequeño que se encuentra por debajo de la tibia). Las fracturas de tibia y peroné pueden ser causadas por un impacto directo en el hueso, como un accidente de automóvil o una caída, o por una lesión por estrés, como correr demasiado o saltar de una altura.

Las fracturas de tibia y peroné son muy dolorosas y pueden ser muy graves. A menudo requieren cirugía para que los huesos se vuelvan a juntar y puedan sanar correctamente. Si no se tratan adecuadamente, las fracturas de tibia y peroné pueden causar problemas permanentes con la movilidad y el dolor.

Si usted tiene una fractura de tibia y peroné, es importante que se ponga en contacto con un médico de inmediato. El médico puede diagnosticar su fractura con una radiografía y le dará el tratamiento adecuado. El tratamiento de las fracturas de tibia y peroné puede incluir el uso de muletas o una férula, cirugía, o una combinación de ambos. Si usted tiene una fractura de tibia y peroné, es importante seguir el plan de tratamiento de su médico para asegurarse de que su fractura se cure correctamente y para evitar complicaciones futuras.

¿Cuánto tiempo sin caminar después de una fractura de tibia y peroné?

La fractura de tibia y peroné es una lesión en los huesos de la pierna. La tibia es el hueso más largo de la pierna y el peroné es un hueso más pequeño situado debajo de la tibia. Las fracturas de tibia y peroné suelen ser causadas por accidentes o caídas. Las fracturas de tibia y peroné pueden ser muy dolorosas y pueden requerir cirugía para corregirlas. Si se produce una fractura de tibia y peroné, es importante seguir las instrucciones del médico para asegurarse de que la fractura se cura correctamente.

Si se produce una fractura de tibia y peroné, es posible que el médico recomiende que se utilice una muleta o un bastón para ayudar a caminar. También es posible que el médico recomiende que se utilice una férula, que es una pieza de plástico o metal que se coloca sobre la fractura para mantenerla en su lugar. Si se utiliza una férula, es posible que tenga que usarla durante 6 a 8 semanas. Si se produce una fractura de tibia y peroné, es posible que el médico también recomiende que se haga ejercicio para mantener la movilidad de la pierna.

Después de una fractura de tibia y peroné, es importante controlar el dolor y la inflamación. El médico puede recetar medicamentos para ayudar a controlar el dolor y la inflamación. Es posible que también se recomiende que se aplique hielo sobre la zona de la fractura para ayudar a reducir la hinchazón. Es posible que tenga que aplicar hielo durante 20 minutos cada 2 o 3 horas durante 3 o 4 días.

Después de una fractura de tibia y peroné, es importante hacer ejercicio para mantener la movilidad de la pierna. El médico puede recomendar que se hagan ejercicios de estiramiento y de movilidad. También es posible que el médico recomiende que se hagan ejercicios de fortalecimiento. Es posible que tenga que hacer ejercicios de movilidad y de fortalecimiento durante 6 a 8 semanas. Después de una fractura de tibia y peroné, es posible que el médico también recomiende que se tome un suplemento vitamínico para ayudar a que los huesos se curen correctamente.

¿Qué pasa si no hago rehabilitacion después de una fractura?

Si usted sufrió una fractura, es muy importante que siga las instrucciones de su médico y haga la rehabilitación adecuada. La rehabilitación le ayudará a recuperarse de la lesión, aumentar la fuerza de los músculos y mejorar el rango de movimiento. Sin embargo, si usted no hace la rehabilitación, puede enfrentar algunos problemas. Estos incluyen:

  • Movilidad reducida. Si usted no hace ejercicio después de una fractura, los músculos pueden debilitarse. Esto puede dificultar el movimiento y hacer que las tareas cotidianas sean más difíciles de realizar.
  • Dolor crónico. El dolor puede persistir si usted no hace la rehabilitación adecuada. El dolor puede hacer que sea difícil para usted moverse y hacer las cosas que disfruta.
  • Problemas de articulaciones. Si usted no hace ejercicio después de una fractura, puede perder el rango de movimiento en las articulaciones. Esto puede hacer que sea difícil para usted moverse y puede causar dolor.

Si usted sufrió una fractura, hable con su médico acerca de la mejor manera de hacer la rehabilitación. Hacer ejercicio después de una fractura puede ser doloroso, pero es muy importante para ayudarle a recuperarse por completo.

¿Qué complicaciones pueden surgir en un post quirúrgico de fractura de TIBA y peroné?

Después de una cirugía para corregir una fractura de tibia y peroné, es normal que haya algún dolor y molestias. El dolor es más común en la primera semana después de la cirugía y suele ser controlado con medicamentos. La mayoría de las personas también tienen hinchazón en la rodilla y la pierna después de la cirugía. Esto es normal y debe mejorar con el tiempo. Sin embargo, si el dolor o la hinchazón empeoran, o si tiene algún otro problema, póngase en contacto con su médico.

Algunas de las posibles complicaciones post-quirúrgicas de una fractura de tibia y peroné son las siguientes:

  • Infección: Una infección en la herida quirúrgica es una complicación común. Si tiene fiebre o dolor intenso en la herida, póngase en contacto con su médico.
  • Coágulos de sangre: Los coágulos de sangre en las piernas (trombosis venosa profunda) son una complicación seria que puede ser mortalidad. Si tiene dolor en la pierna, hinchazón, sensación de calor en la pierna o enrojecimiento de la piel, póngase en contacto con su médico.
  • Fracturas de la pared del tibia: A veces, durante la cirugía, se puede fracturar la pared del tibia. Si esto sucede, es posible que necesite una segunda operación para reparar la fractura.
  • Artritis: La artritis es una complicación común después de una fractura de tibia y peroné. Si tiene dolor o hinchazón en la rodilla o la pierna, póngase en contacto con su médico.

La mayoría de las personas se recuperan completamente de una fractura de tibia y peroné con cirugía. Sin embargo, es posible que algunas personas tengan complicaciones a largo plazo, como artritis o dolor crónico. Si tiene alguna complicación post-quirúrgica, póngase en contacto con su médico.

¿Quieres encontrar trabajo?

¿Quieres encontrar trabajo?