¿Cuánto es la paga de orfandad absoluta?

La paga de orfandad absoluta se cobra a partir del momento en que fallece el cabeza de familia, y se otorga mensualmente hasta que el menor cumpla los 21 años de edad. En el caso de personas con discapacidad, la prestación se extiende hasta los 25 años de edad.

Para cobrar la paga de orfandad absoluta es necesario que el menor cumpla los siguientes requisitos:

  • Ser hijo, hijastro, hijo adoptivo, hijo acogido o pupilo del fallecido.
  • No estar casado o en unión libre de hecho.
  • No percibir rentas superiores a los 8.130 euros anuales.
  • Ser residente en España.

La paga de orfandad absoluta se cobra mensualmente y su importe es de 175,22 euros. No obstante, si el menor percibe otros tipos de prestaciones por orfandad (por ejemplo, la paga por orfandad relativa), el importe total de las prestaciones no podrá superar los 175,22 euros mensuales.

¿Cuánto se cobra por orfandad absoluta 2022?

La orfandad absoluta es una prestación económica mensual que se otorga a aquellas personas que han perdido a todos sus padres. Actualmente, el importe de la prestación es de 425,80 euros mensuales. A partir del 1 de enero de 2022, el importe de la prestación se incrementará en 3 euros, pasando a ser de 428,80 euros mensuales.

Para acceder a esta prestación, es necesario que la persona solicitante cumpla los siguientes requisitos:

  • Ser mayor de 18 años y menor de 25 años. Si la persona solicitante está en situación de discapacidad, el límite de edad se eleva hasta los 65 años.
  • Estar empadronado en el municipio en el que solicita la prestación.
  • No estar casado ni vivir en unión libre.
  • No percibir otra prestación por orfandad ni viudedad.
  • No tener rentas superiores al 75% del Salario Mínimo Interprofesional (SMI). En el caso de las personas en situación de discapacidad, el límite de rentas se eleva al 100% del SMI.

Para solicitar la prestación, es necesario que la persona interesada presente los siguientes documentos en el Ayuntamiento de su municipio de residencia:

  • DNI o NIE en vigor.
  • Certificado de defunción de ambos padres.
  • Certificado de empadronamiento en el municipio.
  • Certificado de rentas percibidas durante el último año.

¿Cuánto se cobra por orfandad absoluta?

La orfandad absoluta es una situación en la que una persona fallece sin dejar hijos, cónyuge o descendientes directos. El importe de la pensión que se cobra en estos casos será del 60% de la base reguladora de la pensión, salvo que el fallecido hubiera cotizado menos de los últimos 25 años, en cuyo caso se reducirá en un 2% por cada año que falte para completar los 25 años. Por tanto, si una persona fallece en 2020 sin hijos, cónyuge o ascendientes directos, la pensión que se cobrará será del 60% de la base reguladora, que será la última base de cotización alcanzada por el fallecido.

Para cobrar la pensión de orfandad absoluta, el interesado deberá acreditar su parentesco con el fallecido mediante el certificado de defunción y el Libro de Familia. En el caso de que el fallecido no estuviera inscrito en el Libro de Familia, se deberá acreditar el parentesco mediante el certificado de nacimiento del interesado y del fallecido, o mediante cualquier otro documento que acredite el parentesco.

Una vez acreditado el parentesco, el interesado deberá solicitar la pensión de orfandad absoluta en la Oficina de la Seguridad Social más cercana a su domicilio, aportando el certificado de defunción y el Libro de Familia, o los documentos que acrediten el parentesco en el caso de que el fallecido no estuviera inscrito en el Libro de Familia.

¿Cuánto es lo máximo que se puede cobrar por orfandad?

La orfandad es una situación que se produce cuando fallece uno de los progenitores. Aunque en muchas ocasiones se asocia a la muerte de los padres, también puede darse en el caso de que uno de ellos esté ausente, sin contacto alguno con el hijo. En estos casos, la custodia recae en el otro progenitor, que es quien se encarga de cuidar, educar y mantener al niño.

En España, el código civil establece que, en el caso de que uno de los progenitores fallezca, el otro será el responsable de hacerse cargo de los hijos. No obstante, esto no significa que el progenitor fallecido deje de ser responsable económicamente de ellos, sino que será la administración la que se haga cargo de sus necesidades.

Por lo tanto, el cuidador de los hijos tendrá que asumir todos los gastos que se generen por su manutención, educación y cuidado, sin percibir ningún tipo de ayuda económica por parte del Estado. No obstante, en algunos casos es posible cobrar una pensión por orfandad, que será abonada por la Seguridad Social.

Para poder solicitar esta pensión, es necesario que el hijo sea menor de edad y que el progenitor fallecido tuviera la condición de trabajador por cuenta ajena o autónomo cotizante. En el caso de que el fallecido fuera un pensionista, también será necesario que hubiera cotizado durante un número mínimo de años.

La cuantía de la pensión varía en función de la edad del hijo y de los años de cotización del fallecido. Así, por ejemplo, si el hijo tiene menos de 3 años, la pensión será de un 75% de la base reguladora, mientras que si el fallecido no cotizó el tiempo mínimo requerido, la pensión será de un 50%.

En cualquier caso, la pensión por orfandad no podrá superar los 1.107,4 euros mensuales.

¿Quieres encontrar trabajo?

¿Quieres encontrar trabajo?