¿Sabías que hay un trabajo especifico para eliminar tatuajes?

En ocasiones nos podemos cansar de ese tatuaje que al principio nos encantaba, o debemos quitárnoslo por cualquier otro motivo. 

Los tatuajes permanentes pueden deformarse o estropearse con el tiempo, por suerte, está la opción de eliminarlos sin dejar rastro. 

La mejor forma de eliminarlos es con láser. 

 

¿Cómo se realiza?

El láser tiene una tecnología fotoacústica, se encarga de romper los colores del pigmento con una luz de alta intensidad. El pigmento negro absorbe todas las longitudes de la onda del láser, esto lo hace el más fácil de eliminar, ya que otros colores solo se podrán tratar con láseres seleccionados según el color del pigmento. Este sistema consigue que la piel metabolice las partículas y las elimine mediante el sistema linfático. Normalmente, tarda aproximadamente 8 semanas, pero depende del tatuaje y su tamaño, los colores, la zona y el sistema de cada persona. 

 

¿Requiere preparación?

Si te decides a borrar un tatuaje tienes que tener en cuenta algunos factores que afectan al resultado. 

  • Tamaño

  • Profundidad del pigmento

  • Colores: los pigmentos que mejor se eliminan son el negro y el azul, y los más difíciles de eliminar, el blanco y amarillo, que en ocasiones no se eliminan del todo. 

  • Fecha de realización: un tatuaje antiguo se elimina más rápidamente, ya que la piel ha absorbido pigmento anteriormente. 

  • Época del año: si te decides a eliminar un tatuaje tienes que tener en cuenta que el invierno es la mejor época porque no le debe dar el sol. Y se deberá evitar exponerse a luz solar o rayos uva hasta 10 meses después. 
  • Tipo de tatuaje: si el tatuaje está realizado por un tatuador profesional, necesitarás más sesiones (8-15) debido a la gran permanencia de los pigmentos. Los tatuadores aficionados utilizan tinta más inestables, aunque a veces son más profundos, por lo que el número de sesiones serian las mismas. 

  • Zona del tatuaje: las zonas de la piel más finas requerirán menos sesiones, algunas de ellas son: cuello, cabeza, escote, muñeca, manos. 

Cuidados post láser: 

Después de cada sesión se aplica crema antibiótica para evitar infecciones y un parche, podrás hacer vida normal de manera segura, sin exponerse a la luz solar como hemos explicado anteriormente. 

Después de la sesión se suele enrojecer y picar la piel, incluso puedes sentir dolor en la zona, para ayudar puedes aplicar frío para reducir la hinchazón y el picor, además de una pomada específica regeneradora. A la hora de ducharse deberás evitar toallas ásperas y esponjas que raspen y usar un jabón neutro. 

 

Cuidados pre láser: 

Se deberá evitar tomar medicación fotosensible: antiinflamatorio, antibióticos, protectores de estómago... Y al igual que en el post tratamiento, se deberá evitar los rayos UVA y la luz solar. 

 

¿Tiene alternativas?

Actualmente, el láser es el tratamiento más avanzado y utilizado, ya que tiene resultados impecables con una invasión mínima. 

 

¿Quieres encontrar trabajo?

¿Quieres encontrar trabajo?