La importancia de cuidar la vista

La vista es el órgano que más solemos usar en nuestro día a día, además de ser el que normalmente tenemos más desarrollado. 

Como norma general, a partir de los 3 años, se recomienda acudir al menos cada 6 meses o como mucho cada año al oculista para evitar posibles afecciones graves a raíz de algo leve o ante cualquier signo de alerta. 

A los problemas de visión que ha habido siempre se le suma los causados a raíz del confinamiento y la pandemia causada por la Covid 19. Existen más de 253 millones de personas ciegas o con problemas graves de visión en el mudo, y se prevé un aumento en los próximos años…

Cada cuanto tendrías que ir a revisión según tu edad: 

  • Entre 0 y 2 años:Durante los dos primeros años de vida deberá realizarse una revisión si se detecta algunos de estos síntomas con el objetivo de tratarlos lo antes posible: desviaciones, lagrimeo o conjuntivitis de repetición, fotofobia o córneas grandes, leucoria o reflejo blanquecino pupilar, nistagmus congénito o movimiento rápidos de ojos. 

  • A los 3 años: Empiezan a reconocer colores y formas con exactitud y es la etapa clave para hacer la primera revisión visual del niño si no se han detectado problemas previos. 

  • Entre 3 y 12 años: Comienzan la escolarización y se deben ejecutar revisiones anuales para comprobar su agudeza visual, ya que la falta de ella puede repercutir en las calificaciones.

  • De los 12 a los 20 años: Los adolescentes sufren continuos cambios, por lo que con el desarrollo también pueden surgir cambios o problemas en su graduación que antes no tenían, por lo que en este punto lo ideal es ir a revisión cada 2 años. 

  • De los 20 a los 40 años: Normalmente, a esta edad la graduación se estabiliza y en muchos casos se puede plantear la cirugía refractiva. Las personas que usen gafas o lentillas deberían hacerse una revisión anual para detectar cualquier cambio en la graduación. El resto deberá seguir realizándose revisiones cada 2 años, aunque haya ausencia de síntomas que indiquen problemas visuales para detectarlos a tiempo. 

  • A partir de los 40 años: A partir de los 40 años, el 50% de la población afirma tener presbicia o vista cansada, además de necesitar medir la presión intraocular y ejecutar un estudio del nervio óptico y del campo visual para prevenir el glaucoma.

  • De los 60 en adelante: Es esencial la revisión anual en este periodo para evitar las cataratas o la degeneración macular asociada a la edad (DMAE).

La pandemia ha aumentado gravemente los problemas de visión, dicho agravamiento ha venido dado a raíz del confinamiento, el exceso de pantallas y la falta de luz natural. 

Durante el confinamiento y lo que ha durado las fases más duras de la pandemia no se han estudiado excesivamente los problemas oculares. Esto ha provocado que aparezcan estudios que ponen su foco en los problemas de visión que vendrán en los próximos años, sobre todo en niños y jóvenes. 

Los expertos afirman que no es tanto el uso de pantallas como la falta de sol lo que provoca el aumento de la miopía, sobre todo infantil. 

Las clases online y el teletrabajo son el principal motivo, al que se le suma que para tener relaciones sociales están centradas en todo tipo de plataformas online, esto incrementa el cansancio visual, lo que los expertos llaman el síndrome visual informático. 

Un estudio publicado por la revista The lancet apunta que la relación entre miopía y confinamiento está en la luz solar. 

Los rayos del sol permiten que la retina libere dopamina. La dopamina es un neurotransmisor que evita que el globo ocular se alargue, que es uno de los factores que provoca la miopía

Los niños más afectados son de entre 6 y 8 años. Un estudio de holanda atribuye esto a que en esa edad son más sensibles a los cambios ambientales.

¿Qué pruebas se realizarán durante la visita al oculista?

  1. Revisión del ojo con dilatación de pupilas, para detectar daños o patologías en la retina.
  2. Tonometría para medir la tensión presión del ojo, ya que si es elevada puede producirse un glaucoma o perdida de visión. 
  3. Campo visual enfocando con uno o los dos ojos un punto de luz u objeto, con el objetivo de determinar si el campo visual del paciente es normal o restringido.
  4. Agudeza visual con la que gracias a un optotipo se examina la vista a diferentes distancias. 

 

Consejos para mejorar la salud visual: 

La mejor manera de cuidar la salud visual es acudiendo a las revisiones periódicas del oculista. Pero también existen algunos hábitos que ayudan. 

  1.  Obtener suficientes vitaminas y minerales.
  2. No olvidarse de los carotenoides en la dieta.
  3. Mantenerse en forma.
  4. Usar gafas de protección si tu trabajo lo requiere.
  5. Utilizar gafas de sol.
  6. No fumar.
  7. Evitar tocarse los ojos.
  8. Tener niveles óptimos de zinc que es un mineral que ayuda a la absorción de antioxidantes que protegen el ojo como la vitamina A. 
  9. Tratar de seguir unos hábitos de vida sanos
  10. Realizar revisiones periódicas. 

 

oftanmologo

¿Quieres encontrar trabajo?

¿Quieres encontrar trabajo?