3 CONSEJOS PARA MANTENERSE MOTIVADO EN EL TRABAJO.

¡Feliz día!

Aunque tus intentos de dilación e innegable necesidad de ver el reloj arrastrarse puede provocar conmiseración con los compañeros de trabajo, es probable que tu empleador no esté demasiado entusiasmado por tu falta de producción mientras trabaja. La falta de motivación no sólo hace que el rendimiento sea deficiente y las revisiones correspondientes, sino que también puede hacer que tu vida laboral sea casi insoportable.

Si buscas ayuda para mantenerte despierto y activo mientras estás en la oficina; echa un vistazo a nuestra lista de consejos para mantenerte motivado en el trabajo.

 

Olvídate de la palabra Imposible

Uno de los factores que más contribuyen a que los trabajadores se estanquen o pierdan productividad es la sensación de que una tarea no la puede realizar. Seguro, que a veces los proyectos pueden parecer imposibles o más grandes que nuestras capacidades a primera vista, pero eso no debería ser un obstáculo para tu capacidad de rendimiento.

En lugar de mirar cuánto hay que hacer o qué tan grande es la tarea que se ha puesto en tu escritorio, en vez de eso, concéntrate en lo que está esperando en la línea de meta. Ya sea un bono, un ascenso o un simple trabajo bien hecho, mantener en mente las implicaciones positivas de la tarea es similar a la anécdota del vaso medio lleno o medio vacío que todos hemos escuchado más de una vez. Descartar la palabra imposible de tareas difíciles ayudará a tu mentalidad al principio de cualquier proyecto, haciendo que el rendimiento sea más agradable, así como aumentando la producción y probabilidad de una finalización exitosa de este.

 

Sigue, sigue, sigue.

Uno de los mayores asesinos de la motivación en la oficina es el estancamiento. Ya sea en los planes y metas de carrera a largo plazo o en tus tareas individuales, el movimiento en una dirección hacia adelante es a menudo la manera más simple y efectiva de mantenerse en la tarea. En vez de empezar y parar constantemente, siempre esfuérzate por trabajar en tu tarea, llevándola hasta el final.

Este concepto de movimiento constante no sólo se aplica al rendimiento y a los proyectos. Avanzar con tus habilidades y progresión profesional es un aspecto igualmente importante para mantenerte motivado en el trabajo. Cambiar por el bien del cambio nunca es una buena idea, pero si te encuentras constantemente falto de empuje o compromiso en la oficina, busca la manera de añadir habilidades o asumir tareas adicionales. Realizar un traslado lateral a otro departamento dentro de tu empresa actual también es una excelente manera de mejorar tu perspectiva y mejorar potencialmente la productividad general.



A veces las cosas se ponen difíciles

El último consejo que tenemos con respecto a la motivación en el trabajo tiene que ver con la forma en que tú personalmente manejas tanto los triunfos como los reveses en su posición. Mientras que todos esperamos y esperamos con interés la finalización exitosa, el reconocimiento de los esfuerzos y los elogios correspondientes, a veces incluso el empleado más capacitado se va a enfrentar al fracaso.

Tal vez el presupuesto para tu proyecto acabe siendo reducido o las limitaciones tecnológicas hagan que la realización de tu idea de ensueño sea inviable. Golpearse a sí mismo por estos fracasos percibidos o caer en la dejadez cuando las cosas no salen según lo planeado son asesinos masivos de la motivación. Los empleados exitosos ven los problemas en su posición como obstáculos a superar o obstáculos en el camino. La capacidad de recuperación y una buena actitud son habilidades clave para hacer frente a estos pequeños reveses.

Cuando te enfrentes a un "fracaso" en el trabajo, piensa en las razones por las que la tarea o proyecto salió mal. Esto puede ayudarte a evitar repetir el mismo error, lo que puede llevar a una frustración adicional. Las soluciones bien pensadas a problemas aparentes a menudo pueden conducir a enfoques nuevos e innovadores. Nunca se sabe, tal vez ese mal trago fue en realidad un beneficio a largo plazo.

Estar motivado en la oficina a menudo se reduce a la mentalidad y la persistencia. Mantenerse positivo en tu desempeño es crítico. Estar motivado no sólo te ayuda a aparecer como un empleado más beneficioso, sino que también te ayudará a disfrutar de tu puesto de trabajo, lo que hará que el ambiente de trabajo sea más satisfactorio y feliz.