Se destruyen 121.400 empleos y aumenta el paro al 16.74% en este primer trimestre.

EL SECTOR SERIVCIOS Y LA INDUSTRIA HAN SIDO LOS MÁS AFECTADOS.

Tras la subida de empleo en Semana Santa, sobretodo en el sector turístico, se preveía una subida progresiva en el ámbito laboral, pero no se han logrado compensar las cifras obtenidas con la situación que siempre acaba repitiéndose en este primer trimestre.

Así pues, en estos tres meses se han destruido 124.100 puestos de trabajo y el paro ha aumentado en 29.400 personas.

 

El sector servicios y el de la industria han sido los más afectados en este aumento del desempleo. En cambio, el sector agrícola y el de la construcción han sido los más generosos a la hora de crear empleo con 13.100 y 8.200 ocupados más respectivamente.

También hay de recalcar que los datos de este trimestre respecto a los del mismo periodo del año anterior son destacablemente peores ya que el paro solo descendió en casi 70.000 personas. De este modo, el número de trabajadores activos se sitúa en 18.874.200 y el de parados en 3.796.100.

 

Es necesario destacar que ha habido un aumento de creación de empleo público, entorno a unos 31.000 puestos nuevos, despuntando en un 4.4% respecto del 1.97% de creación de empleo privado. Estos empleos creados por el sector público parecen ser mayoritariamente temporales y desde la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) comunican no estar muy satisfechos con las condiciones que se están ofreciendo en dichos empleos.

 

Solo se han visto perjudicados por esta destrucción de empleo los trabajadores asalariados, llegando a un total de 130.300 personas (-0,8%), afectando en un 98% de esta cifra a trabajadores con contrato temporal y el resto solo a contratos de tiempo indefinido.

 

En cuanto a la cifra relativa a los hogares con todos sus miembros en paro,  entre Enero y Marzo subió en 31.300, situándose en 1.241.800 hogares.

 

Finalmente, un punto positivo, es que el paro juvenil (jóvenes menores de 25 años)  bajó en 42.900, llegando a situarse en 1.092.200 jóvenes de entre 16 y 29 años que actualmente ni trabajan ni estudian.