¿Dónde poner las manos en una entrevista?

En una entrevista de trabajo, es importante considerar todos los aspectos de tu lenguaje corporal, incluyendo dónde poner tus manos. No quieres dar la impresión de que estás nervioso o inseguro, por lo que es importante evitar jugar con tus dedos o frotarte las manos. Aquí hay algunos consejos para ayudarte a controlar tu lenguaje corporal y dar una buena impresión en tu entrevista.

1. No te frotes las manos. Esto puede hacer que parezcas nervioso o incómodo. Si tienes ganas de frotarte las manos, trata de cruzarlas en tu regazo o en la mesa.

2. No juegues con tus dedos. Si juegas con tus dedos mientras hablas, puedes dar la impresión de que estás nervioso o inseguro. Intenta mantener tus manos en una posición neutral, como en tu regazo o en la mesa.

3. Mantén un contacto visual adecuado. Mirar a los ojos de tu entrevistador es importante para demostrar que estás atento y interesado en lo que dice. Sin embargo, mirar fijamente a los ojos puede ser incómodo o intimidante, por lo que es importante encontrar un buen balance. Intenta mirar a los ojos de tu entrevistador una vez cada segundo o dos.

4. No cruces los brazos. Cruzar los brazos puede dar la impresión de que estás frustrado, enojado o defensivo. Si necesitas cruzar los brazos para controlar tu nerviosismo, trata de cruzarlos en tu regazo en lugar de sobre tu pecho.

5. No te rasques. Rasguñarse puede ser un indicador de nerviosismo, así que trata de evitarlo si puedes. Si necesitas rascarte, trata de hacerlo de manera discreta y sin hacer ruido.

6. No te balancees. Balancearse mientras estás de pie puede ser un indicador de nerviosismo. Intenta mantenerte inmóvil y en una posición neutral.

Sigue estos consejos para controlar tu lenguaje corporal y dar una buena impresión en tu entrevista de trabajo.

¿Quieres encontrar trabajo?

¿Quieres encontrar trabajo?