Dependiente de tienda

¿Qué es un dependiente?

Un dependiente de un establecimiento es la persona que se encarga de la atención a los clientes y venta de productos en las tiendas.

Un dependiente deberá tener unos conocimientos de venta para gestionar las necesidades de los clientes, tanto positivas como negativas. Debe estar preparado para diferentes situaciones, como clientes confusos o incluso objeciones, teniendo una capacidad de respuesta rápida, además de conocer el funcionamiento de la tienda y a los demás compañeros de trabajo.

Tipos de dependiente

El dependiente no se puede comportar de la misma manera en todos los establecimientos en los que trabaje. Cada sector tiene su propia manera de actuar y un dependiente debe saber como tratar a los clientes en cada situación. Algunos ejemplos son:

  • Tienda de ropa. El dependiente deberá estar siempre pendiente de los clientes de la tienda, estando dispuesto a asesorar en caso de que sea necesario y estar preparado para posibles cuestiones por partes de los clientes.
  • Cosmética. En este caso es común que el dependiente utilice su conocimiento del producto que vende para hacer demostraciones del mismo, sabiendo cual es el que mejor le puede convenir al cliente entre toda una gama de productos. Aunque el cliente siempre tendrá la última palabra.
  • Tienda de animales. El dependiente debe tener conocimiento del estado de los animales que tiene a su cargo. También tiene el conocimiento para ayudar al cliente sobre diferentes productos para el cuidado de animales.

Tiendas: Lo que hacen los dependientes cuando te portas mal con ellos

Funciones y característicasde un dependiente

Las funciones son las siguientes:

  • Atender a los clientes dependiendo de la necesidad de cada uno, es decir, de manera personalizada.
  • Ser capaz de potenciar las compras.
  • Tener la capacidad para atender las posibles reclamaciones.
  • Mantener una información de los productos siempre al día.
  • Registrar las ventas que se realizan.

Las carácteristicas de un dependiente son:

  • Dominar el lenguaje corporal. Los gestos de una persona a que trabaja de cara al público son siempre importantes, por tanto un dependiente tiene que transmitir confianza hacia los clientes para fomentar la compra.
  • Un tono de voz adecuado y lenguaje adecuado. El uso del lenguaje es vital para transmitir de la manera más óptima lo que queremos decir al cliente, se ha de usar un lenguaje claro y una entonación de cercanía al cliente.
  • Tener claro el valor de atención al cliente.

Razones para ser dependiente

Al ser dependiente se consigue mucha experiencia de cara el público, lo cual puede ser útil de cara al futuro. Aprender y mejorar tus habilidades de comunicación es esencial para una buena formación y obtener una capacidad de respuesta rápida para todo tipo de situaciones.

Hay que tener en cuenta de que no siempre se va a conseguir un "sí" por parte del cliente, por lo que es importante saber reaccionar bien. Esto también es una enseñanza muy valiosa para la formación.

¿Quieres encontrar trabajo?

Recibir en mi email ofertas de empleo de Dependiente de tienda

Acepto los términos y condiciones.