¿Qué grado de discapacidad tiene la artrosis cervical?

¿Qué grado de discapacidad tiene la artrosis cervical?

La artrosis cervical es una enfermedad degenerativa del disco intervertebral que causa dolor en el cuello, entre los hombros y en la nuca, y puede irradiarse a los brazos. Afecta a personas de todas las edades, pero es más común en las personas mayores de 60 años. La artrosis cervical puede ser leve, moderada o grave, y el grado de discapacidad que causa depende del grado de la enfermedad. La artrosis cervical leve puede causar dolor ocasional y rigidez en el cuello, mientras que la artrosis cervical moderada puede causar dolor constante y limitación de la movilidad del cuello. La artrosis cervical grave puede causar dolor intenso, debilidad en los brazos y pérdida de la sensibilidad. La artrosis cervical puede ser tratada con medicamentos, fisioterapia, ejercicio y, en algunos casos, cirugía. La cirugía se realiza cuando la artrosis cervical causa raíces nerviosas comprimidas, debilidad muscular grave o pérdida de la sensibilidad. En la mayoría de los casos, la artrosis cervical es una enfermedad progresiva que empeora con el tiempo, pero el tratamiento puede ayudar a aliviar el dolor y la inflamación, y a mantener la movilidad del cuello.

¿Qué síntomas da la artrosis cervical?

La artrosis cervical es una enfermedad degenerativa del disco intervertebral y de las articulaciones facetarias de la columna cervical. Sus síntomas más frecuentes son el dolor y la rigidez cervical, que suelen agravarse con el movimiento y la actividad física y mejorar con el reposo. La artrosis cervical también puede producir otros síntomas, como mareos, vértigos, náuseas, cefaleas y alteraciones de la sensibilidad o fuerza en brazos y manos.

Dolor y rigidez cervical

El dolor y la rigidez cervical son los síntomas más frecuentes de la artrosis cervical. El dolor suele ser continuo y puede irradiarse a la nuca, los hombros y los brazos. La rigidez cervical suele ser peor por la mañana y mejorar con el movimiento. El dolor y la rigidez cervical suelen agravarse con el movimiento y la actividad física y mejorar con el reposo.

Mareos, vértigos y náuseas

La artrosis cervical puede producir mareos, vértigos y náuseas. Estos síntomas se deben a que la artrosis cervical está comprimiendo el nervio vértigo, que va desde la base del cráneo hasta el oído interno. Los mareos, vértigos y náuseas suelen agravarse con el movimiento y la actividad física y mejorar con el reposo.

Cefaleas

La artrosis cervical también puede producir cefaleas. Las cefaleas pueden ser de tipo tensional, migrañosas o cervicogénicas. Las cefaleas tensionales suelen ser continuas y estar localizadas en la nuca o la base del cráneo. Las cefaleas migrañosas suelen ser pulsátiles y estar localizadas en un lado de la cabeza. Las cefaleas cervicogénicas suelen irradiarse desde la nuca hasta la frente o los ojos.

Alteraciones de la sensibilidad o fuerza en brazos y manos

La artrosis cervical también puede producir alteraciones de la sensibilidad o fuerza en brazos y manos. Estos síntomas se deben a que la artrosis cervical está comprimiendo los nervios que van desde la columna cervical hasta los brazos y las manos. Las alteraciones de la sensibilidad pueden ser de tipo entumecimiento o pérdida de sensibilidad. Las alteraciones de la fuerza pueden ser de tipo debilidad o pérdida de fuerza.

¿Qué tan grave es la artrosis cervical?

La artrosis cervical es una enfermedad degenerativa que afecta las articulaciones del cuello. La enfermedad se caracteriza por el deterioro del cartílago y el hueso subyacente. La artrosis cervical puede causar dolor, rigidez y limitación del movimiento en el cuello. La artrosis cervical puede ser muy dolorosa y puede limitar significativamente la movilidad del cuello. La artrosis cervical puede ser causada por un trauma, enfermedad o por el envejecimiento. La artrosis cervical puede ser tratada con medicamentos, fisioterapia, cirugía o a veces con una combinación de estos tratamientos.

La artrosis cervical es una enfermedad degenerativa que afecta las articulaciones del cuello. La enfermedad se caracteriza por el deterioro del cartílago y el hueso subyacente. La artrosis cervical puede causar dolor, rigidez y limitación del movimiento en el cuello. La artrosis cervical puede ser muy dolorosa y puede limitar significativamente la movilidad del cuello. La artrosis cervical puede ser causada por un trauma, enfermedad o por el envejecimiento. La artrosis cervical puede ser tratada con medicamentos, fisioterapia, cirugía o a veces con una combinación de estos tratamientos.

¿Qué hacer con artrosis cervical?

La artrosis cervical es una enfermedad degenerativa que se produce por el desgaste gradual de las articulaciones y los discos que se encuentran entre las vértebras del cuello. A medida que la enfermedad avanza, las articulaciones se vuelven más frágiles y los discos se desgastan, lo que puede causar dolor y limitar la movilidad del cuello. Si la artrosis cervical no se trata, puede llevar a una discapacidad. Afortunadamente, hay muchas cosas que se pueden hacer para tratar y prevenir la artrosis cervical. Estos incluyen:

  • Ejercicio: El ejercicio puede ayudar a fortalecer los músculos y ligamentos que sostienen el cuello. Los ejercicios de fortalecimiento y estiramiento también pueden ayudar a aliviar el dolor.
  • Analgésicos: Los analgésicos de venta libre, como el ibuprofeno o el acetaminofeno, pueden ayudar a aliviar el dolor de artrosis cervical.
  • Corticosteroides: Los corticosteroides, que se pueden administrar en forma de inyección o de tableta, pueden ayudar a aliviar el dolor y la inflamación.
  • Cambios en el estilo de vida: Reducir el peso puede ayudar a aliviar la presión sobre las articulaciones del cuello. También se recomienda evitar las actividades que puedan empeorar el dolor, como levantar objetos pesados o mantener el cuello en una posición por largos períodos de tiempo.
  • Terapia física: La terapia física puede ayudar a fortalecer y estirar los músculos del cuello. También puede enseñarle técnicas para evitar o aliviar el dolor.
  • Cirugía: Si otros tratamientos no alivian el dolor, la cirugía puede ser necesaria. La cirugía puede incluir la fusión de vértebras, que ayuda a estabilizar el cuello, o la reemplazo de articulaciones, que puede mejorar la movilidad del cuello.

Si usted padece de artrosis cervical, hable con su médico acerca de los tratamientos que pueden ayudarle a aliviar el dolor y mejorar su calidad de vida.

¿Qué pasa si tengo desgaste cervical?

El desgaste cervical es una condición en la que se produce una pérdida gradual del cartílago que protege las articulaciones de la columna vertebral. Esto puede conducir a una variedad de problemas, incluyendo dolor, rigidez y limitación del movimiento. El desgaste cervical es más común en personas mayores, pero puede ocurrir en cualquier edad. Si usted tiene desgaste cervical, es importante seguir un plan de tratamiento para ayudar a aliviar los síntomas y prevenir la progresión de la condición.

¿Quieres encontrar trabajo?

¿Quieres encontrar trabajo?