¿Qué es un ERTE de productividad?

Los ERTE de productividad son expedientes de regulación temporal de empleo que se pueden solicitar por parte de las empresas en situaciones de crisis o bajadas de actividad económica. Estos expedientes permiten a las empresas suspender o reducir la jornada de trabajo de sus empleados de forma temporal y con ciertas condiciones. En muchos casos, se trata de una medida preventiva para evitar despidos.

Para solicitar un ERTE de productividad, las empresas deben acreditar una caída de la actividad productiva en, al menos, un 25%. También deberán justificar que la medida es necesaria para evitar despidos. Las empresas deben notificar a los representantes de los trabajadores y a la Administración la solicitud del expediente.

Una vez aprobado, el ERTE de productividad tiene una duración máxima de 9 meses. En este tiempo, las empresas deben mantener la nómina de los trabajadores afectados y cubrir sus cargas familiares. Los trabajadores afectados por el ERTE reciben un subsidio por desempleo que cubre, al menos, un 70% de su salario.

Las empresas que solicite un ERTE de productividad deben seguir ciertas obligaciones, como mantener el empleo de los trabajadores una vez que finalice el expediente, así como garantizar su formación y promoción en la empresa.

¿Cuánto tiempo puede durar un ERTE por causas productivas?

Un ERTE es un Expediente de Regulación Temporal de Empleo. Se trata de una medida que tiene por objeto paliar los efectos que sobre el empleo y los trabajadores se derivan de las dificultades ocasionales o estructurales que atraviesa la empresa. En concreto, regula la suspensión de los contratos de trabajo o la reducción de la jornada laboral.

Para que un ERTE pueda acordarse, es necesario que existan causas económicas, técnicas, organizativas o productivas. En este último caso, las causas productivas que pueden dar lugar a un ERTE son aquellas que se derivan de una disminución de la actividad productiva de la empresa o de una modificación sustancial de las condiciones de trabajo.

En cuanto a la duración de un ERTE, éste puede ser de carácter temporal o indefinido. Los ERTEs temporales tienen una duración máxima de 12 meses, mientras que los ERTEs indefinidos no tienen un plazo fijo de finalización.

En el caso de los ERTEs por causas productivas, la duración máxima es de 9 meses. No obstante, este plazo se puede prorrogar por otros 3 meses en determinadas circunstancias, como por ejemplo, cuando la empresa está en fase de reestructuración o en proceso de cambio de modelo de negocio.

¿Qué es un ERTE por causas productivas?

Los ERTE son expedientes de regulación temporal de empleo. Los ERTE se pueden producir por diferentes motivos: falta de actividad, fuerza mayor, causas técnicas, organizativas o productivas.

Los ERTE por causas productivas se producen cuando la empresa no puede llevar a cabo su actividad habitual debido a una caída de la demanda de sus productos o servicios. Esta situación puede estar causada, por ejemplo, por una crisis sectorial o una competencia desleal.

Los ERTE por causas productivas tienen como objetivo amortiguar el impacto de la caída de la actividad de la empresa y proteger el empleo de los trabajadores.

En los ERTE por causas productivas, la empresa puede suspender el contrato de trabajo de sus trabajadores o reducir la jornada y el salario. Los trabajadores afectados por un ERTE por causas productivas tienen derecho a cobrar un subsidio por desempleo.

¿Cómo tramitar un ERTE por causas productivas?

La situación actual derivada del COVID-19 ha supuesto una crisis de tal magnitud que se ha visto reflejada en la actividad económica de nuestro país de forma brutal.

Ante esta situación, el Gobierno ha adoptado una serie de medidas para hacer frente a la crisis y minimizar sus efectos en la población, entre ellas se encuentra el Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE).

¿Qué es un ERTE?

Un ERTE es un procedimiento administrativo que permite a las empresas, de forma temporal, adaptar la jornada laboral y el salario de sus trabajadores a la nueva situación de actividad que se produce en la empresa, y en algunos casos, suspender la actividad.

¿Para qué sirve un ERTE?

Los ERTE sirven para proteger el empleo y el salario de los trabajadores en un momento en el que la empresa está sufriendo una bajada de actividad.

¿Cómo se tramita un ERTE?

El primer paso es reunir toda la documentación necesaria. A continuación, se debe redactar una carta dirigida al presidente de la Junta de Personal donde se explique el expediente y se haga constar la conformidad de los trabajadores.

Una vez hecho esto, se debe presentar el expediente en la Oficina de Empleo para que lo tramiten.

¿Cuánto dura un ERTE?

Los ERTE no pueden superar los 12 meses. Aunque en algunos casos es posible prorrogar el expediente por otros 6 meses.

¿Qué consecuencias tiene para los trabajadores?

Los trabajadores afectados por un ERTE no pierden su empleo, pero sí que sufren una reducción de jornada y de salario.

En algunos casos, los trabajadores pueden acogerse a la prestación por desempleo para cobrar una ayuda mientras dure el expediente.

En resumen, el ERTE es una herramienta muy útil para afrontar la crisis derivada del COVID-19, que permite proteger el empleo y el salario de los trabajadores.

¿Cuánto tiempo puede durar un ERTE ETOP?

Un ERTE ETOP es un expediente de regulación temporal de empleo que se puede solicitar en caso de fuerza mayor o causas catastróficas. Se trata de una medida que tiene como objetivo proteger el empleo de los trabajadores afectados por estas circunstancias. Según la ley, un ERTE ETOP puede durar un máximo de 12 meses.

No obstante, en algunos casos es posible prorrogar el ERTE ETOP por un periodo adicional de 6 meses. Para ello, será necesario que la empresa presente un informe detallado justificando la necesidad de la prórroga. Asimismo, el comité de empresa deberá estar de acuerdo con la solicitud de prórroga.

En cualquier caso, un ERTE ETOP no puede superar los 18 meses de duración, aunque se trate de una prórroga. Una vez transcurrido este plazo, la empresa deberá readmitir a los trabajadores afectados al puesto de trabajo o, en su defecto, rescindir el contrato.

¿Quieres encontrar trabajo?

¿Quieres encontrar trabajo?