¿Qué documentos son necesarios para solicitar el paro?

Para solicitar el paro, se necesita presentar la tarjeta sanitaria y el DNI o el NIE. Además, se debe rellenar un formulario de solicitud y entregarlo en la oficina de prestaciones. En este formulario se debe especificar la causa por la que se solicita el paro y se debe acreditar que se está en situación de desempleo. Es decir, que no se tiene ningún tipo de trabajo, ni siquiera a tiempo parcial ni de forma autónoma. Además, se debe acreditar que se ha estado trabajando durante los últimos 12 meses o que se tiene un total de 480 días de cotización en los últimos 5 años.

¿Qué papeles hay que entregar para pedir el paro?

Para solicitar el subsidio por desempleo, debes acreditar que estás en situación de desempleo mediante la entrega de la documentación necesaria. En concreto, según el Real Decreto 887/2006, de 21 de julio, por el que se regula el subsidio por desempleo, se establece que, como mínimo, deberás presentar los siguientes documentos:

  • Solicitud del subsidio por desempleo, impreso oficial del INEM. Puedes solicitarlo en la oficina de tu provincia o en su página web.
  • Documento acreditativo de tu identidad y de tu nacionalidad española o de tu condición de comunitario, o de tu condición de familiar de un comunitario con derecho a residencia. En este apartado, se considera documento acreditativo de identidad el pasaporte o cualquier otro documento oficial de identificación expedido por las autoridades competentes de cualquier país, siempre que contenga fotografía del titular. En cuanto a la nacionalidad española, es suficiente con presentar el DNI. Si eres comunitario, bastará con presentar la Tarjeta de Identidad de Extranjero (TIE) junto con el pasaporte. Y si eres familiar de un comunitario con derecho a residencia, tendrás que acreditarlo mediante el certificado de registro como familiar de ciudadano de la Unión o con el certificado de inscripción como familiar de ciudadano de la Unión, acompañado del pasaporte del ciudadano de la Unión o del documento acreditativo de residencia permanente.
  • Documentación acreditativa de tu situación de desempleo. En este apartado, se considera documentación acreditativa de situación de desempleo el certificado de inscripción como demandante de empleo, expedido por el INEM, o cualquier otro documento oficial del INEM que acredite que estás en situación de desempleo.
  • Documentación acreditativa de tus ingresos de los últimos tres meses anteriores a tu solicitud de subsidio. En este apartado, se considera documentación acreditativa de ingresos la nómina, la declaración del IRPF, el justificante de percepción de prestaciones por cese de actividad o cualquier otro documento oficial del INEM o de la Seguridad Social que acredite los ingresos percibidos por el interesado.
  • Documentación acreditativa de tu situación laboral de los últimos cinco años anteriores a tu solicitud de subsidio. En este apartado, se considera documentación acreditativa de situación laboral el contrato de trabajo, la certificación de alta en la Seguridad Social, la nómina, el justificante de cese de actividad o cualquier otro documento oficial del INEM o de la Seguridad Social que acredite la situación laboral del interesado.

Si no dispones de la documentación necesaria o no cumples los requisitos para solicitar el subsidio por desempleo, no te preocupes. En la página web del INEM encontrarás un modelo de solicitud en el que se indica la documentación necesaria para solicitar el subsidio. Asimismo, en la misma página web podrás consultar la guía del subsidio por desempleo, en la que se recogen todos los pasos a seguir y la documentación necesaria para solicitar el subsidio.

¿Qué hay que hacer antes de pedir el paro?

En España, el paro es un subsidio que se paga por desempleo. Para cobrar el paro, hay que estar inscrito como demandante de empleo en la Oficina de Empleo. Si has estado trabajando, también tienes que haber cotizado a la Seguridad Social.

El subsidio de desempleo se paga por meses, y el número de meses que se puede cobrar depende de la edad del solicitante, del número de hijos a cargo y de si el solicitante ha estado trabajando o no antes de quedarse sin trabajo.

Para solicitar el paro, hay que llenar un formulario en la Oficina de Empleo. Hay que rellenar el formulario online o en papel. En el formulario, hay que proporcionar información sobre el solicitante, como la edad, el domicilio y el número de teléfono. También hay que indicar si se está dispuesto a aceptar un trabajo que no sea de la misma categoría o en otra localidad.

Una vez que se ha rellenado el formulario, hay que entregarlo en la Oficina de Empleo o enviarlo por correo. Si se envía por correo, hay que adjuntar una copia del DNI o del pasaporte. Si se entrega en persona, hay que llevar el DNI o el pasaporte.

Después de solicitar el paro, el solicitante tiene que presentarse en la Oficina de Empleo para firmar un contrato. En el contrato, se establecen las obligaciones del solicitante, como buscar activamente un trabajo y aceptar un trabajo si se le ofrece. Si el solicitante no cumple con estas obligaciones, se le puede suspender el subsidio.

¿Cuánto se cobra en el paro 2022?

Según el Ministerio de Trabajo, el importe mensual de la prestación por desempleo se calcula en función de los salarios percibidos en los últimos seis meses de trabajo. Para cobrar la prestación, se debe haber cotizado un mínimo de 360 días en los últimos cinco años. El importe máximo es de 1.020 euros, y el importe mínimo de 426,01 euros. En el paro 2022, el importe de la prestación será de 972 euros.

Para cobrar la prestación, el desempleado debe estar inscrito como demandante de empleo en la Oficina de Empleo correspondiente, y no puede rechazar una oferta de trabajo adecuada a su situación. También debe acreditar que está buscando activamente un empleo, presentando una solicitud de empleo al menos cada tres meses. El importe de la prestación se reduce en un 5% si el desempleado rechaza una oferta de trabajo adecuada.

La prestación por desempleo tiene una duración máxima de 24 meses, aunque en algunos casos es posible prorrogarla por otros 12. Para hacerlo, se debe acreditar que se siguen cumpliendo los requisitos para cobrar la prestación, y que se siguen buscando activamente un empleo. El importe de la prestación se reduce en un 5% por cada mes de prórroga.

¿Quieres encontrar trabajo?

¿Quieres encontrar trabajo?