¿Que se suma en la base de contingencias comunes?

La base de contingencias comunes sirve para determinar el monto de la cuota patronal a cargo de los empleadores, así como para calcular el impuesto sobre la renta de las personas físicas. En ella se suman las remuneraciones brutas de todos los trabajadores de la planta o de la sucursal de una empresa, incluyendo los bonos, comisiones y otros conceptos que forman parte de la retribución del trabajo. No se incluyen en ella los beneficios sociales como los vales de despensa o el transporte.

La base de contingencias comunes es un concepto que se relaciona estrechamente con el salario mínimo general (SMG), pues es el parámetro a partir del cual se calcula. En otras palabras, el SMG es el porcentaje que se aplica a la base de contingencias comunes para obtener el salario mínimo. Para el año 2019, el SMG se estableció en $176.72 por día.

La base de contingencias comunes se usa también para calcular el impuesto sobre la renta de las personas físicas. En este caso, la base se obtiene al sumar las remuneraciones brutas percibidas durante el año y, además, se le aplica un porcentaje que depende del monto total de los ingresos. Para el año 2019, el porcentaje aplicable es del 7.5%.

¿Qué se pone en la base de contingencias comunes?

La base de contingencia común es una cuenta que se establece dentro de una empresa para cubrir los costos imprevistos. Se usa para pagar facturas inesperadas, como una reparación de emergencia o una multa por violación de seguridad. La base de contingencia común también se puede usar para pagar los costos de un evento inesperado, como un desastre natural o una interrupción del suministro de energía.

La base de contingencia común se establece con una asignación presupuestaria y se administra por un comité de administración. El comité de administración se compone de gerentes de área y el director financiero. El director financiero es el único miembro del comité con autoridad para hacer pagos de la base de contingencia común.

Los miembros del comité de administración se reúnen periódicamente para revisar los pagos realizados de la base de contingencia común. También se discuten las solicitudes de pago futuras. Las solicitudes de pago se deben justificar y se les debe dar prioridad a las solicitudes que cubren los costos de un evento inesperado.

La base de contingencia común se reembolsa con fondos de los ingresos generados por la empresa. Los ingresos se depositan en la cuenta de la base de contingencia común y se usan para pagar las facturas pendientes. La base de contingencia común se puede usar una vez que se hayan cubierto todos los costos de los eventos inesperados.

¿Cómo se calcula la base reguladora de contingencias comunes?

La base reguladora se calcula en función de los ingresos percibidos por el trabajador en los últimos doce meses. Para ello, se toman en cuenta todos los ingresos íntegros, es decir, aquellos que incluyen los complementos salariales y las pagas extras. En el caso de los trabajadores por cuenta propia, se toma en cuenta el importe neto de la declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF).

Para calcular la base reguladora, se deben seguir los siguientes pasos:

1. Se suman todos los ingresos percibidos en los últimos doce meses, tanto íntegros como no íntegros.

2. Se resta el importe de los ingresos exentos.

3. Se divide el resultado obtenido en doce y se multiplica por el número de meses cotizados.

4. Se aplica el porcentaje correspondiente al tipo de prestación a la que se tiene derecho.

La base reguladora es el importe máximo a percibir por el trabajador en caso de contingencias comunes, tales como enfermedad, maternidad, paternidad, riesgo durante el embarazo, riesgo durante la lactancia natural, desempleo, jubilación, fallecimiento, invalidez permanente o gran invalidez.

¿Quieres encontrar trabajo?

¿Quieres encontrar trabajo?