¿Cómo se calcula la base de cotización por contingencias comunes?

La base de cotización por contingencias comunes se calcula en función del salario base de cotización (SBC) percibido por el trabajador. El SBC es el salario mínimo legal vigente multiplicado por el número de días cotizados en el mes. A partir de ahí, se aplicarán unos porcentajes que variarán en función de la edad del trabajador y de si está o no en activo.

Porcentajes a aplicar en función de la edad del trabajador:

  • Trabajadores de hasta 17 años: el 2,75%
  • Trabajadores de 18 a 21 años: el 3,75%
  • Trabajadores de 22 a 26 años: el 4,35%
  • Trabajadores de 27 años o más: el 8,60%
  • Porcentajes a aplicar en función de si el trabajador está o no en activo:

  • Trabajadores en activo: el 8,60%
  • Trabajadores desempleados: el 2,40%
  • Trabajadores en situación de incapacidad permanente: el 0,90%
  • Trabajadores en jubilación: el 0,90%
  • En el caso de los trabajadores por cuenta propia, la base de cotización será el resultado de aplicar el porcentaje correspondiente a la edad del trabajador sobre el salario base de cotización.

    ¿Que se incluye en la base de contingencias comunes?

    La base de contingencias comunes se compone de una serie de elementos indispensables para la correcta gestión de una empresa. En ella se encuentran, entre otros, los siguientes:

    Gestión de la información: Toda la información relevante para la correcta gestión de la empresa debe estar recogida en la base de contingencias comunes.

    Gestión de los recursos: La base de contingencias comunes debe permitir una correcta gestión de todos los recursos de la empresa.

    Gestión de las actividades: Todas las actividades relevantes para la correcta gestión de la empresa deben estar recogidas en la base de contingencias comunes.

    Gestión de los procesos: Todos los procesos relevantes para la correcta gestión de la empresa deben estar recogidos en la base de contingencias comunes.

    ¿Cómo se calcula la base de cotización?

    La base de cotización es la base máxima sobre la que se calcula la Seguridad Social. Está formada por el conjunto de salarios y rentas (por ejemplo, los beneficios por desempleo, las pensiones no contributivas, las rentas del capital...) que percibe una persona en un año. La base de cotización máxima anual es de 42.707,20 euros. Si la persona cotiza por varios empleos, se suman las bases de cotización para obtener la base anual total.

    Las bases de cotización son importantes porque de ellas depende el importe de las prestaciones a percibir (por ejemplo, la pensión de jubilación). Así, cuanto más alta sea la base de cotización, mayor será la pensión. Por eso, es importante que las personas cotizen por todos los salarios y rentas que perciban.

    Para calcular la base de cotización, hay que tener en cuenta que hay diferentes tipos de cotización (por ejemplo, la cotización por desempleo o la cotización a la Seguridad Social por enfermedad). Además, hay que tener en cuenta la edad de la persona y su situación laboral (por ejemplo, si es trabajador por cuenta propia o asalariado).

    Para calcular la base de cotización, lo primero que hay que hacer es saber cuál es el tipo de cotización que se va a realizar. Luego, hay que tener en cuenta la edad de la persona. A partir de ahí, se calcula la base de cotización en función de la situación laboral de la persona.

    Por ejemplo, si la persona tiene 25 años y cotiza por desempleo, la base de cotización se calcula de la siguiente manera:

    • Edad: 25 años
    • Tipo de cotización: cotización por desempleo
    • Situación laboral: trabajador por cuenta propia

    En este caso, la base de cotización se calcula en función de la edad de la persona. Si la persona tiene 25 años, la base de cotización es de 21.032,80 euros. Si la persona tiene 30 años, la base de cotización es de 24.189,60 euros.

    ¿Qué es la base de cotización por contingencias comunes en una nómina?

    La base de cotización por contingencias comunes en una nómina es la base sobre la que se calcula el importe a pagar por los trabajadores en concepto de Seguridad Social. Se trata de una base mensual que se establece de acuerdo con el salario percibido y que sirve para cubrir los riesgos de enfermedad, maternidad, invalidez, vejez y fallecimiento.

    ¿Cómo se calcula la base de cotización en la nómina?

    La base de cotización es el conjunto de ingresos brutos percibidos por un trabajador en un mes natural, en los que se haya de aplicar la retención a cuenta del IRPF, y que se determina en función de ciertos límites establecidos anualmente por el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas. A partir de estos límites, se establecen tres tramos de base de cotización, con tres tipos de retención diferentes.

    La base de cotización se calcula en función de los ingresos brutos percibidos por el trabajador en un mes natural. Entre estos ingresos brutos se encuentran, por ejemplo, el salario, las prestaciones en especie o en metálico, las compensaciones por despido, jubilación o cese de actividad, las prestaciones por maternidad, paternidad o adopción, las becas y las ayudas percibidas con carácter no contributivo, entre otros.

    No obstante, no todos los ingresos percibidos por el trabajador tienen la consideración de ingresos brutos a efectos de cotización. Así, por ejemplo, los premios por rendimiento, los complementos salariales vinculados a la productividad o el desempeño de la actividad laboral, o los ingresos en metálico percibidos por trabajadores autónomos en concepto de actividades profesionales no tienen la consideración de ingresos brutos a efectos de cotización.

    La base de cotización se determina en función de ciertos límites establecidos anualmente por el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas. A partir de estos límites, se establecen tres tramos de base de cotización, con tres tipos de retención diferentes:

    • El primer tramo, que corresponde a la parte de los ingresos brutos percibidos por el trabajador que no supera el límite establecido para este tramo, se cotiza a un tipo de retención del 19%.
    • El segundo tramo, que corresponde a la parte de los ingresos brutos percibidos por el trabajador que supera el límite del primer tramo, pero que no supera el límite establecido para este segundo tramo, se cotiza a un tipo de retención del 24%.
    • El tercer tramo, que corresponde a la parte de los ingresos brutos percibidos por el trabajador que supera el límite del segundo tramo, se cotiza a un tipo de retención del 28%.

    La base de cotización máxima para el año 2019 es de 4.070,10 euros mensuales.

    ¿Quieres encontrar trabajo?

    ¿Quieres encontrar trabajo?