¿Qué te aporta un entrenador personal que nunca te aportará un gimnasio?

Cada vez son más las personas que se animan a realizar algún tipo de deporte, ya que sus numerosos beneficios físicos y mentales ayudan mucho en el día a día.  Pero si estás pensando en empezar y aún no tienes claro que deporte te gusta o cuál es tu objetivo, quizás te preguntes si es mejor un gimnasio o un entrenador personal.  

Un entrenador personal es un profesional cualificado en actividad física que tiene en cuenta las necesidades físicas y personales de cada persona antes de prescribirle una rutina de ejercicio, además su atención es cien por cien personalizada, ya que el tiempo que reserves en cada sesión será solo para ti.   

Veamos las ventajas de cada uno y sus diferencias para que des el paso totalmente seguro de que te ayudará a alcanzar tu propósito.  

Gimnasios 

Ventajas:  

  • El precio: se pueden encontrar gimnasios por un precio muy económico, además de poder elegir el momento que te venga mejor debido a su amplio horario de apertura  
  • Las clases grupales: si eres una persona que te gusta el deporte en grupo y que te motiva ver a otras personas ejercitándose, quizás te guste más la idea de clases colectivas como pilates, spinning, zumba, body pum… etc
  • Variedad: tanto de máquinas, como de actividades, además hay algunos gimnasios que incorporan sauna, spa o piscina
  • El horario: la mayoría de gimnasios suelen abrir de 8 h a 22 h de la noche, aunque algunos ya tienen horario 24 horas, por lo que la falta de tiempo ya no será un problema.  

Desventajas: 

  • Falta de concentración: muchas personas van al gimnasio a socializar o a conocer gente, por lo que si eres una persona que prefiere hacer su actividad sin que nadie le moleste, esto puede resultar incómodo
  • Fidelización: casi todos los gimnasios exigen una permanencia mínima de 6 meses a 1 año, obligando así a pagar todos los meses vayas o no
  • Resultados: el gimnasio requiere mucha más constancia que un entrenador personal si quieres ver resultados, ya que no habrá nadie siguiendo tu rutina, corrigiéndote la postura. En algunos gimnasios los monitores podrán darte una tabla de ejercicios, pero nunca será igual que un entrenador personal, porque la tabla no siempre se adecuará a tu objetivo
  • Falta de autoestima: si eres una persona que no se siente a gusto con alguna parte de su cuerpo, te puede dar pánico la idea de realizar deporte en un lugar con tanta gente.

Entrenadores personales:  

Ventajas:  

  • Motivación: la falta de motivación cuando empiezas a ir al gimnasio es una de las razones por las que las personas abandonan. La falta de constancia o de voluntad para sacar tiempo hace que pasen los días y no vayamos. Sobre todo esto le suele ocurrir a los principiantes, ya que al no tener el hábito puede vencerle la pereza. Esto no ocurrirá con un entrenador personal, ya que este tirará de su cliente para que complete su rutina.
  • Evita lesiones: entrenar con un preparador físico cualificado, te asegura la posibilidad de corregir posturas, y ejecutar el ejercicio que mejor se adapte a ti, incluso si tienes lesiones o dolores, el profesional te asesorará y preparará una rutina específica para que estés 100% seguro de que conseguirás tu objetivo sin sufrir lesiones
  • Comodidad: algunos entrenadores ofrecen la posibilidad de desplazarse a tu domicilio y llevar su propio material, de esta manera no tendrás escusa por el desplazamiento, el mal tiempo y así evitarás la tentación de cancelar la clase
  • Personalizado: no tendrás que estar en el gimnasio con muchísima gente, por lo que puedes estar tranquilo e ir a tu ritmo
  • Resultados: con un entrenador personal se aceleran los resultados, ya que tu rutina estará totalmente adaptada a tus objetivos, además el profesional se asegurará de que cumplas con las repeticiones y carga pautada. Tu logro también será suyo, puesto que su reputación depende de que sus clientes estén felices
  • Eficacia del entrenamiento: Muchos estudios demuestran que lo más importante a la hora de hacer deporte y ver resultados no es el tiempo que estés cada día, sino la eficacia del entreno. Es mejor empezar de forma progresiva que realizar un entrenamiento demasiado duro al principio y abandonar por falta de fuerzas. Un profesional se asegurará de ir a tu ritmo y que la rutina sea suficiente.  

Desventajas:  

  • El precio: si tienes un presupuesto limitado, verás un entrenador personal como un gasto extra y no como una ayuda imprescindible para cumplir tus objetivos. Piensa en ello como una inversión, mientras antes consigas tu propósito, menos dinero tendrás que invertir a la larga
  • El intrusismo laboral: si te decides a contratar un profesional del deporte tienes que fijarte en que sea un entrenador cualificado con unos estudios específicos, además de preparadores físicos, algunos pueden ser fisioterapeutas o nutricionistas. Elige uno que sepas que no te defraudará en cuanto a formación
  • Falta de socialización: en el caso de los gimnasios lo hemos presentado como una desventaja si eres una persona que le guste hacer actividad física en solitario, pero si, por el contrario, quieres hacer deporte para conocer gente, un entrenador personal no se adecua a tus intereses.  

¿Qué te parece? A continuación, te presentamos unos consejos para elegir bien a un profesional del deporte. 

Si eres una persona a la que le cuesta decidirse y no sabe muy bien como empezar a buscar, te dejamos unos consejos para que encuentres al profesional adecuado.  

  • Diseña una rutina personalizada: Antes de empezar con la rutina, te pregunta tus objetivos, necesidades, lesiones actuales o anteriores, dolores, inquietudes y dudas sobre el entrenamiento
  • Es atento:  durante el entrenamiento está pendiente de tus necesidades, te ayuda a motivarte, pone pasión en su trabajo, y si le dices que algo no te gusta o es incómodo para ti, lo cambia, un buen profesional debe estar implicado
  • Te enseña: la práctica deportiva se aprende, un buen profesional te enseña la postura correcta, te corrige cuando algo está mal y te guía a lo largo de tu proceso. La técnica es algo muy importante a la hora de evitar lesiones, por lo que aprenderla de forma adecuada es esencial y ese es el trabajo del entrenador
  • Sabes su formación y experiencia: para evitar el problema de la intrusión laboral, un profesional debe darte la seguridad de que posee la formación y experiencia necesaria para atenderte
  • Realiza una prueba de diagnóstico: para saber en qué estado te encuentras y si tienes alguna deficiencia como músculos debilitados, lesiones, carencias en la alimentación. A raíz de esto pauta el entrenamiento

Si estás buscando un entrenador personal a continuación te dejamos algunas opciones muy interesantes:


  entrenador personal

¿Quieres encontrar trabajo?

¿Quieres encontrar trabajo?