El Mobbing y cómo evitarlo en mi empresa

Cada día son más las consultas de psicólogos que reciben pacientes atormentados por su entorno laboral, sin motivaciones, metas o intereses en el trabajo e incluso con ganas de cambiar, aunque sea este el empleo que siempre desearon. En la actualidad, el fenómeno de la violencia psicológica y el abuso en el trabajo se denomina ''Mobbing''.

¿Sabías que...?

El término Mobbing tiene morfológicamente origen anglosajón, donde el término ''to mob'' significa atacar, y este se atribuyó al comportamiento animal que según el psicólogo Lorenz consistía en que un grupo de animales intenta excluir a un miembro de su comunidad. No sería hasta los años 80 donde Leymann achacó este término al mundo laboral para referirse a acciones de acoso entre compañeros de trabajo.

El mobbing en su integridad es un proceso que tiene varias fases, comenzando por la individualización de un objetivo y los ataques al mismo de manera continuada y por parte de varios compañeros, que se agrava en el momento en que el sujeto comienza a tener inseguridad, ansiedad, trastornos del sueño e incluso problemas digestivos que tienen como consecución el abandono e incluso el despido de esta persona por culpa de sus compañeros, un problema que hoy en día muchos jefes lo ven, pero no saben identificarlo y, por tanto, dejan escapar sin un remedio a tiempo.

¿Cómo evitar el Mobbing en mi empresa?

1. Sé un líder, no un jefe.

Alguna vez habrás escuchado la diferencia entre ambos, pero, ¿cómo afecta a mis trabajadores? Pues bien, un líder guía a todo su equipo hacia un único objetivo y valora cada uno de sus empleados como una pieza clave en un puzzle que se debe completar, por esto los trabajadores se verán como un equipo y no intentarán luchar por su aprobación ni por sus intereses, sino por un bien colectivo, evitando así el abandono de una persona dentro de un grupo de trabajo.

Para ello, es muy importante la escucha, la preocupación, las acciones positivas hacia el empleado, la flexibilidad en el trabajo. Si un trabajador se encuentra cómodo y puede ser flexible dentro de unos límites y se puede adaptar a sus necesidades, todo irá mucho más fluido, en cambio, en caso contrario, favorecerá la depresión laboral, el agotamiento e incluso ser señalado por un grupo de trabajadores por un comportamiento diferente del conjunto.

2. Apóyate en Recursos Humanos

Es muy común que por falta de tiempo las relaciones personales entre jefe y empleado sean bastante efímeras, pero, sin embargo, es un factor que se debería de profundizar bastante más en nuestros días.

Entender al trabajador, preguntarle cuáles son sus aspiraciones, situación familiar y personal, hobbies, preferencias de horarios y salarios, en definitiva, cómo se podría mejorar para que estuviese más cómodo y feliz, trabajando, etc. factores clave para poder detectar el ''mobbing'' antes de que la situación se agrave.

Para esto, los mejores aliados de un jefe son los empleados de Recursos Humanos, los cuales suelen mantener relaciones más cercanas con los trabajadores de los distintos departamentos y conocen casi todo de estos, para así tener una visión más real de las personas que se emplean en tu empresa.

3. Inculca una cultura de empresa con respeto

Antes de establecer objetivos, presupuestos, marketing y todo lo relacionado con la creación de una empresa y sus metas, es primordial establecer una cultura de empresa cuya premisa fundamental sea la intolerancia a la violencia psicológica o 'Mobbing'.

Mediante una cultura de empresa rígida en el aspecto de relaciones laborales, se va a fundamentar el respeto y la tolerancia entre compañeros y va a ser más fácil evitar situaciones como las se han mencionado anteriormente y donde se va a mejorar el rendimiento y la productividad de tus empleados hasta un 70% según un estudio realizado por Jobatus.es alcanzando mayores números que si la empresa tiene una cultura pobre y poco cuidada.

Las claves de la cultura empresarial se fundamentarán en valorar las habilidades del nuevo empleado para hacerlas ver como complementarias a lo ya hecho y como una oportunidad de mejora a todo lo nuevo que va a proceder, evitando así juicios innecesarios y fomentando el trabajo en equipo.

4. Crea un ambiente de trabajo agradable

El estrés es sin lugar a duda el peor enemigo del trabajador, lo cual le produce una sensación de frustración, nerviosismo e irritación hacia cualquier cosa que se le escape de control en un determinado momento. La mayoría de situaciones de estrés dan sitio a discusiones, enfrentamientos, reproches y malas vibraciones entre compañeros y es un nido para incubar lo que finamente acabará siendo mobbing hacia la persona que probablemente sea más débil, psicológicamente hablando.

Para evitar esto, es fundamental que la figura del jefe sea capaz de crear un espacio de trabajo que de pie a las relaciones laborales positivas. Evitar situaciones de estrés para un empleado mediante un sistema de trabajo flexible y cómodo que favorezca la no competitividad entre los trabajadores para evitar roces innecesarios entre ellos. Con esto se evitarán malos entendidos, envidias insanas y sobre todo comparaciones que deriven en conflictos y con ello la aparición de Mobbing.

Con esto queremos remarcar la importancia de no tratar en especial a ningún trabajador, diferenciándolo de los demás, sino atribuyendo a todos los integrantes la máxima importancia posible. 

5. Castiga las acciones de Mobbing

Es posible que algunos perfiles de empleados que en una primera impresión fuesen brillantes, resulten ser personas competitivas, con afán de protagonismo y aires de superioridad, las cuales no encajen en la cultura de empresa una vez que llevan tiempo en ella y se descubre cómo realmente son.

Estos sujetos son personas que tienen un alto porcentaje de posibilidades de acabar haciendo Mobbing a otro empleado o empleados, incidiendo también en la actitud del grupo al que pertenece para que adopten la misma postura dentro del departamento y acabar aislando y maltratando psicológicamente a uno de sus integrantes que no siga su corriente.

Para ello, el jefe como líder que es debe adoptar mano firme ante este tipo de situaciones y cortarlas de raíz antes de que sucedan con las premisas que hemos mencionado anteriormente, aunque si este abuso ya se ha hecho efectivo, castigando de manera severa y no dudar en llevar al detonante o al grupo que o practica un caso por ámbito legal. El mobbing en España supone un delito contra la integridad física y moral y dependiendo del nivel de acoso laboral, puede suponer penas de hasta tres años de prisión tanto para el que lo ejerce como para el que lo permite.

En definitiva, el Mobbing es una problemática muy frecuente en cada día más empresas que supone incluso pérdidas económicas para las mismas y pone en peligro el bienestar de las personas tanto en el ambiente laboral como los problemas que puede derivar a nivel social y que se debe combatir de manera exhaustiva y lo más rápido posible.

¿Quieres encontrar trabajo?

¿Quieres encontrar trabajo?