Oposiciones, la nueva salida del mercado laboral

La llegada de la Pandemia de COVID-19 ha supuesto un cambio drástico en nuestro estilo de vida, de manera que ha permitido una mayor flexibilidad laboral a la hora de ejercer en nuestro puesto de trabajo. Horarios más adaptables, hábitos diferentes, pero sobre todo la llegada del nuevo fenómeno el cual más de una empresa ha adoptado como modalidad para sus empleados, el teletrabajo.

Es cierto que ha permitido una mejora laboral que junto a las medidas de prevención del COVID-19 transmite mayor tranquilidad a los trabajadores, trabajo desde casa, sin exposición al virus, realizando las mismas funciones que desempeñaba en la oficina, pero esta vez con el pijama como uniforme. El problema surge cuando empresas cuyos empleos requieren presencialidad reducen personal y recortan en capital humano, lo que obliga a muchas personas a buscar alternativas laborales como son las oposiciones.

Un informe efectuado por el Estado en 2020 confirmaba que las cifras de personas en búsqueda de empleo se habían disparado, aumentando un 30% con respecto a la cifra de 2019, denotando así el incremento de asistentes a las oposiciones para puestos del estado. Además, mediante un sistema de entrevistas a todos aquellos inscritos en las listas, estos compaginan el estudio de las oposiciones con otros trabajos reduciendo el tiempo que dedican al estudio de las mismas, todo ello provocado por el retraso del ministerio con las convocatorias a los exámenes.

La importancia de las academias opositoras

Los exámenes que plantea el Estado para cualquiera de sus vacantes resultan contener un temario abundante y pesado, el cual comprende muchísimo tiempo de estudio para poder preparar correctamente dicho examen, así mismo con los nuevos comportamientos carentes de tiempo de los solicitantes es complicado llegar a la fecha completamente preparado para afrontarlo.

El concepto de academia especializada en oposiciones nace a través de la constancia de la dificultad que conlleva la preparación de los exámenes del estado, por lo que hoy en día resulta la mejor alternativa que permite continuar los estudios de manera más esquematizada y controlada. Este tipo de academia posee las siguientes ventajas:

  • Profesores experimentados: Las academias opositoras cuentan con formadores con un largo historial docente para este tipo de exámenes específicos que presenta el Estado, disponibles para cualquier duda y dispuestos a ayudar en cualquier momento.
  • Exámenes pasados: Al tener certificación estatal como academia especializada cuentan con exámenes anteriores a modo de práctica, lo que permite a los candidatos que estén apuntados tener un conocimiento más profundo acerca de a lo que se van a enfrentar.
  • Guías para el opositor: Las cuales contienen trucos, metodologías y organización para que los opositores que se presenten conozcan las claves de cómo estudiar los exámenes del estado.
  • Enseñanza de temas actualizados: Además de establecer metodologías docentes para preparar a las personas inscritas a los exámenes, las academias otorgan una visión más profunda acerca del temario en cuestión, dotando así al alumno, además de habilidad para la prueba, una enseñanza extra.

El perfil de los Aspirantes en España

Según los test realizados por el Estado podemos saber a día de hoy que el perfil del opositor en nuestro país ha cambiado drásticamente. Este se compone de un 60% de personas que combinan un trabajo con las oposiciones siendo un 40% de estos a jornada completa. También existen muchas personas que no tienen trabajo, pero que sin embargo están preparándose dos o más oposiciones a la vez, algo que se podría comparar con un trabajo en términos de tiempo y esfuerzo tanto físico como mental.

Hace una serie de años, el perfil del aspirante a oposiciones era una persona recién salida de la educación obligatoria, grado superior, o formación especializada, sin embargo, ha sido tal el cambio que el perfil ha dado un giro y hoy en día tenemos a un opositor que es mujer, que tiene uno o varios estudios universitarios, con experiencia laboral generalmente superior a los 5 años, algo que no concuerda mucho con el pensamiento de hace una serie de años.

En cuanto a la edad del opositor, se comprende en personas entre los 36 y los 43 años que deciden cambiar de trabajo por la situación laboral que ha deparado la pandemia mundial, un perfil que conoce el esfuerzo y empeño del mundo laboral pero que se encuentra desentrenado a la hora de memorizar, aprender y ser examinado, factor muy a tener en cuenta por las academias y los profesores de las mismas.

Si eres uno de estos perfiles mencionados anteriormente, ¡no dudes en contactar con las academias que te mostramos a continuación!


 

 

 


 JJ FORMACIÓN CENTRO DE ENSEÑANZA

Empresa dedicada a impartir cursos oficiales de vigilante de seguridad, oposiciones, y certificados profesionales, son un centro oficial LABORA-SEPE para la formación y empleo.

Cuenta con cursos como:

  • Oposición Guardia civil
  • Oposición policía nacional
  • Oposición policía local
  • Seguridad privada

Contacto:

 Correo: INFO@JFORMACION.COM
 Teléfono: 964459479
CALLE SAN FRANCISCO, 103 BIS,  ENTRESUELO, 103 BIS ENTLO.
12500 VINAROZ CASTELLÓN


¿Quieres encontrar trabajo?

¿Quieres encontrar trabajo?