CÓMO COMUNICAR LA SALUD MENTAL A TU JEFE EN LA SITUACION ACTUAL QUE ESTAMOS.

Si estás estresado por todo lo que pasa en el mundo, no estás solo. Ya es bastante difícil tratar de concentrarse en el trabajo durante una pandemia. Puede resultar abrumador cuando tú o tu familia también se ven afectados o preocupados por los problemas económicos, de igualdad y justicia social que ahora forman parte de nuestra vida cotidiana.

La salud mental en el lugar de trabajo siempre ha sido un problema, pero tal vez aún más en el clima actual. Muchos trabajos son estresantes, y tratar de hacer malabares con los compromisos para lograr un equilibrio entre la vida laboral y la vida privada ha sido un desafío constante para muchos empleados.

Hoy en día, ese estrés puede ser agravado por todo lo demás que sucede a tu alrededor. Tratar de hacer malabares con tu trabajo, posibles problemas de salud, tal vez el cuidado de los niños o de los ancianos, o la pérdida del trabajo de un miembro de la familia, por ejemplo, junto con el aislamiento social, puede causar estragos en tu salud mental. Y cuando estás estresado, perdiendo el sueño y agotado, puede ser aún peor.

Recuerda que no estás solo

Sin embargo, es importante saber que no eres sólo tú. Tus compañeros de trabajo pueden sentirse exactamente igual. 

Incluso en estos tiempos difíciles de distanciamiento físico, nadie tiene que ir solo. La soledad y el aislamiento social son desafíos de salud mental comunes y colectivos, y todos estamos lidiando con pensamientos, sentimientos e incertidumbre difíciles. Si experimenta sentimientos prolongados de angustia o desesperación, debe acudir a cualquier recurso local o línea telefónica de ayuda nacional para obtener apoyo inmediato. Todos necesitamos apoyo de vez en cuando.

Pasos a seguir para discutir su salud mental

¿Cuál es la mejor manera de comunicar sus preocupaciones sobre la salud mental a su jefe? ¿O hay alguien más con quien deberías hablar primero? Bueno, depende de tu empresa. Si no te sientes cómodo compartiendo directamente tus luchas personales, un buen primer paso puede ser preguntar qué recursos de salud mental, si los hay, ha puesto tu empleador a disposición de los empleados en caso de que necesiten apoyo.

En las empresas más pequeñas, tal vez quieras hablar directamente con tu supervisor. Si trabajas para una compañía grande, puedes buscar ayuda de un miembro del personal de recursos humanos o a través de un Programa de Asistencia al Empleado (EAP) si no te sientes cómodo hablando directamente con tu gerente.

  • Cuándo tener una conversación

El mejor momento, si es posible, para comunicar las preocupaciones de salud mental es antes de que estos temas afectan seriamente su desempeño y bienestar. Si cree que su rendimiento en el trabajo se está viendo afectado, no espere a pedir ayuda. No quiere poner en peligro su empleo porque la empresa no es consciente de sus circunstancias atenuantes y, por supuesto, quiere asegurarse de que está haciendo todo lo posible para cuidarse.

  • Decide con quién hablar

La mejor opción puede ser hablar con tu jefe, pero no estás obligado a hablar con tu gerente si hay otros caminos para obtener ayuda. Muchas personas no se sienten cómodas hablando de la salud mental, aunque sea un tema importante en el lugar de trabajo para muchos empleados y empleadores.  Las empresas han establecido formas en las que los empleados pueden acceder directamente y de manera confidencial a la salud mental. 

En las empresas con un departamento de recursos humanos, puede haber un miembro del personal con el que puede hablar y que puede abogar por ti.

  • Cómo pedir ayuda

¿Cuál es la mejor manera de pedir ayuda? Lo ideal es tener una conversación personal con la persona que elijas para comunicarte. Si estás trabajando en el lugar, puedes programar una reunión en persona. Si trabajas a distancia, considera una llamada telefónica o una solicitud de videoconferencia, lo que te resulte más cómodo.

Puede ser que simplemente quieras que la organización para la que trabajas sea consciente de que estás pasando por un momento difícil. Si necesitas algo más que alguien que té escuche, intenta averiguar qué podría serte útil. Por ejemplo, es posible que necesites tiempo libre para programar citas con un consejero. Si estás trabajando en un proyecto difícil que está contribuyendo a tu estrés o a tu ansiedad, puede que haya una manera de que puedas obtener ayuda de un miembro del equipo para llevarlo a cabo. Si necesitas hacer malabares con tus horas de trabajo o conseguir un horario más flexible, eso también se podría resolver. Tal vez necesites una licencia del trabajo. Si es así, puede que tengas derecho a una licencia con o sin sueldo de tu trabajo.

Tenemos preparada una lista de lo que podría facilitarle la vida laboral, para que pueda compartirla con tu empleador.

Qué temas evitar al hablar con su jefe

La forma de hablar con tu jefe y la cantidad de información que compartes depende de tu relación. No es necesario que comparta demasiado los detalles personales; en cambio, puede decir simplemente que tiene preocupaciones, o hablar en términos generales sobre su estrés, ansiedad o depresión y cómo está afectando su vida laboral.

Aunque es una situación difícil, trate de no culpar a tu empresa o a tu gerente. Estos son tiempos difíciles para todos, y tiene más sentido pedir ayuda y tratar de encontrar una solución viable. Tu empleador tiene el mismo objetivo que tú: tener empleados felices y saludables, así que trata de mantener una conversación positiva.

Los beneficios de salud mental proporcionados por el empleador son una excelente manera de obtener ayuda con las preocupaciones de salud mental. Puede recurrir a todo tipo de servicios, como asesoramiento, remisiones y programas de bienestar. Estos programas pueden ayudarle a establecer un plan para asegurar que tanto su salud física como mental sean óptimas.

 

¿Quieres encontrar trabajo?

¿Quieres encontrar trabajo?