¿Cómo debemos expresar nuestras fortalezas y debilidades?

Una de las preguntas favoritas de los entrevistadores en todos los puestos de trabajo es pedir a los candidatos que nombren sus fortalezas y debilidades personales y profesionales. La habilidad del entrevistado para identificar sus áreas de excelencia y rasgos mejorables demuestra sus habilidades de pensamiento crítico, su capacidad analítica y su conocimiento conversacional en el acto.

A la mayoría de las personas no les gusta hablar de sí mismas ni siquiera en escenarios sociales, y mucho menos con una oportunidad de carrera en juego. Para un entrevistado preparado, sin embargo, no hay por qué temer, por lo que hemos recopilado algunos ejercicios sencillos, preguntas y sugerencias para ayudarte a abordar esta parte fundamental de la entrevista con facilidad.

Haz un inventario personal

El primer paso en la preparación de su entrevista de trabajo implica un ejercicio de autoanálisis. Agarra papel y lápiz o un móvil y crea una simple lista de fortalezas y debilidades. En este punto, no estarás buscando rasgos con una carrera o empleo específico, sólo las áreas en las que crees que sobresales o necesites mejorar.

Si te encuentras a gusto en multitudes, añade "sociable" o "gran conversador" a la lista de fortalezas o habilidades. Además de los rasgos de personalidad, enumera las habilidades que has adquirido a través de la educación o experiencias previas, tales como certificaciones avanzadas, conocimientos sobre programas o sistemas específicos y más.

Durante este ejercicio de elaboración de listas, es importante ser lo más honesto posible. Un análisis franco y sincero es un primer paso importante y retener o negar rasgos menos deseables debido a la vergüenza personal sólo disminuye la eficacia de la preparación de la entrevista.

Hablemos de esas fortalezas

Mientras que hablar de tus rasgos positivos puede parecer bastante sencillo, presentar tus cualidades es algo diferente. Hay una fina línea entre la confianza y pasarse, y cruzar esa marca invisible puede significar la diferencia entre una oferta de trabajo y acabar con un no que te deje sin ese puesto al que optas.

Analiza tu lista de fortalezas y compárala con la lista del trabajo para el que se va a entrevistar. Elige varios rasgos que creas que te ayudarán a encajar perfectamente en la empresa y en el puesto. También puede ser útil examinar el sitio web de la compañía para obtener una lista de sus valores institucionales o historia y encontrar otras áreas en las que sus habilidades puedan ser aplicables.

Cuando elabores la lista de fortalezas que ofrecerás durante la entrevista, piensa en maneras de formular las respuestas que parezcan humildes pero seguras de sí mismas. Conoce tu fortalezas, pero no te presentes como el mejor candidato que jamás haya existido. Este enfoque puede no sólo perjudicar tus oportunidades de trabajo, sino que también puede crear expectativas irracionales para cuando, si se da el caso, acabes consiguiendo el trabajo.

Todos tenemos nuestras debilidades

A continuación, deberás abordar esa lista de debilidades, porque nadie es perfecto, ya sea en la vida o en sus carreras. La capacidad de detectar áreas en las que puede necesitar mejorar es un rasgo valioso para un posible empleador, ya que indica que tienes una mente abierta y capacidad de crecimiento personal y profesional. La mayoría de los empleadores están buscando empleados que se quedarán con la compañía a largo plazo y estas habilidades son fundamentales para identificar a los mejores candidatos para el trabajo.

Si bien puede parecer fácil señalar los rasgos negativos y comunicarlos en términos sencillos, los mejores candidatos tienen la capacidad de poner al revés las cosas cuando se trata de sus debilidades personales y profesionales. Identificar los rasgos que, aunque aparentemente negativos, tienen el potencial de ser positivos cuando se aprovechan o se desarrollan plenamente, es una aptitud muy valiosa y útil para desarrollar. La tenacidad puede ser negativa cuando significa que te concentras en una tarea más allá de su utilidad, pero también puede ser positiva cuando buscas soluciones innovadoras para problemas difíciles.

En general, cuando respondas preguntas sobre tus fortalezas y debilidades, ten en cuenta que el entrevistador está más interesado en tus habilidades y logros que pueden convertirlo en un buen empleado. Se honesto con tu auto-análisis, haz un montón de trabajo de preparación para la entrevista real y estarás mucho más cerca de conseguir una oferta para el trabajo de tus sueños.

 

¿Quieres encontrar trabajo?

¿Quieres encontrar trabajo?