LA IMPORTANCIA DE SONREÍR DURANTE UNA ENTREVISTA DE TRABAJO

Sonrisas torcidas. sonrisas bonitas. Las sonrisas hacen girar el mundo. Todo lo que necesitas es una sonrisa....

Las sonrisas y otras expresiones faciales son un aspecto crítico de la interacción humana. Incluso nuestras mascotas pueden reconocer cuando estamos sonriendo y lo que significa.

Para los candidatos que se presentan a una entrevista, significa que es hora de calentar los músculos de las mejillas y practicar para conseguir su sonrisa dentada. ¿Quieres saber cómo utilizar tu sonrisa para influir positivamente en tus perspectivas de trabajo? Sigue leyendo!

Por qué es importante

¿Alguna vez has asistido a una reunión o a una primera cita, uno a uno, cara a cara? Si es así, ya sabes lo incómodo que puede ser el escenario. Estás haciendo preguntas, pero es como si te sacaras los dientes y al final, te vas sintiendo como si no hubieras hecho una conexión con el humano del otro lado de la mesa.

Esto es muy parecido en una sala de entrevistas. Una sonrisa ligera y relajada ayuda a tranquilizar a los demás y transmite una sensación de calma, control e incluso confianza. Sonreír puede ayudar a difundir una respuesta errónea, llenar el vacío en una pausa en una conversación o transmitir un sentido del humor o sarcasmo ligero si la situación lo requiere. Aunque son tus calificaciones y habilidades las que finalmente te dará el puesto, ser el candidato más agradable puede ayudar a influir en la opinión de un gerente de contratación cuando hay otros candidatos con antecedentes similares.

Manteniéndolo Real

Cuando se trata de sonreír durante tu entrevista, piensa en un concurso de belleza menos amateur o en esas muñecas de payaso que te atormentaban cuando eras niño. Lo que buscas es una sonrisa relajada y natural que no te haga parecer un villano trastornado de los cómics con una inclinación por el cabello verde. Aunque este consejo puede parecer razonable, perfeccionar una sonrisa natural es más difícil de lo que parece.

Primero, practica contestar preguntas con una sonrisa y expresiones faciales relajadas frente a un espejo. Asegúrate de no exagerar. La sonrisa debe ser usada como un acento y no estar permanentemente pegada a tu cara de una manera que resulte poco sincera. Después de suficientes entrevistas en persona, serás un profesional, pero mientras tanto, necesitas conseguir alguna práctica que no tenga impacto en tu carrera.

Asegúrate de relajarte antes de la entrevista, de llegar con tiempo suficiente y de participar en otras actividades de preparación para la entrevista que te ayudarán a calmar tus nervios. Todas estas actividades están diseñadas para ayudar a aumentar tu confianza y permitir que tu sonrisa sea más natural.

Desnuda a esos blancos nacarados

Cuando sonríes durante una entrevista es casi inevitable que tus dientes vayan a tomar un papel protagonista. Si has comido algo antes de la entrevista, asegúrate de mirarte al espejo para estar seguro de que las hojas de espinaca que quedan no te quiten la sonrisa o creen un momento incómodo de "tienes algo en los dientes". Del mismo modo, si decides usar pintalabios, echa un vistazo rápido para ver que nada se ha transferido a esos blancos nacarados.

Si fumas o bebes vino tinto, puede valer la pena una visita al dentista para una sesión de blanqueamiento. La buena salud bucal también ayuda con la higiene personal y ayuda a eliminar el mal aliento desagradable, el mal aliento y la conversación, sin importar el entorno. Finalmente, si debes masticar chicle o mentas, asegurate de deshacerte de ello antes de la entrevista. Masticar durante la entrevista no sólo es descortés, sino que también puede distraer al entrevistador de las palabras que salen de su boca o hacer que su discurso no sea claro.

Sigue nuestras rápidas palabras de sabiduría y estarás bien encaminado para impresionar a tu próximo entrevistador con una sonrisa digna de Madonna, seguro que te ayudará a conseguir una llamada o una oferta de trabajo.

 

¿Quieres encontrar trabajo?

¿Quieres encontrar trabajo?