PREPARA ESTAS PREGUNTAS PARA TU PRÓXIMA ENTREVISTA

IR PREPARADO ES ESENCIAL

Todos hemos vivido ese momento en el que te citan para tu primera entrevista: estás nervioso, estás expectante, asustado... pero motivados. No hemos parado de pensar la noche anterior en esas preguntas que puede que nos hagan en esa sala fría e inquietate en la que nos esperan. Pues bien, te digo que es totalmente normal y para sobrellevarlo, te traemos unos consejos para saber contestar a esas preguntas que, en ocasiones, te bloquean, siendo descartado por la empresa automaticamente. Sin embargo, una conversación dinámica, informativa y fluida puede significar la diferencia entre salir por la puerta con una entrevista realizada o la oferta de trabajo en tus manos.

Uno de los formatos de entrevista favoritos de los gerentes de contratación en todo el mundo es la sesión de preguntas y respuestas con posibles candidatos a un puesto de trabajo. Como dicen, la preparación es la clave del éxito o como dice Francis Bacon: Saber es poder. Con esto en mente, vamos a por esos consejos.

1. Háblame de ti:

Cuando se trata de preguntas de entrevistas, esta es tan garantizada como la salida y puesta del sol. Prepara tu respuesta con anterioridad y adáptala tanto al puesto al que aspiras como a la empresa. Plasmar tus puntos fuertes en esta pregunta vendrán marcados por diferentes variables: experiencia, formación, idiomas y motivación profesional. 

En cuanto a la experiencia, ¡Cuidado! No se trata de repetir lo que ya pone en tu currículum, el entrevistador ya tiene ese documento y lo que quiere es tener información que lo refuerce y le ayude a ver si tú eres el candidato ideal para el puesto.

A la hora de hablar de la formación ten en cuenta que existen entornos o áreas que necesitan una formación específica (Licenciatura, Ingeniería,etc) y si lo requiere, también será esencial para avanzar en el proceso de selección si el perfil requiere una formación u otra. Destacalo como punto más fuerte de tu perfil.

En un mercado tan competitivo como el que tenemos, el conocimiento de los idiomas es una variable diferenciadora durante un proceso de selección. Si posees un buen nivel de inglés, házlo saber, y si además hablas otros idiomas, mucho mejor.

La motivación, es algo más personal, lo que hace que el entrevistador pueda conectar contigo a nivel emocional, cuéntale cuáles son tus objetivos profesionales a corto y a largo plazo; explícale cuáles son tus motivaciones para ir a trabajar todos los días a esa empresa y lo que te aporta (siempre que se pueda, que sea positivo)

En esta pregunta, te darán la oportunidad de demostrar cómo es relmente la persona que tienen delante, se natural y ofréceles esa seguridad en ti mismo.

2. ¿Por qué está interesado en este puesto?

Cuando esta pregunta surge inevitablemente en tu entrevista de trabajo, no dejes que salga ese movimiento inconsciente de poner los ojos en blanco con exasperación. Es decir, es posible que quieras responder sarcásticamente "porque necesito dinero para comer". Centrate en las cualidades y características de la empresa o en los aspectos específicos del rollo que hacen que la posición sea atractiva. Una buena dosis de entusiasmo aquí ciertamente le ayudará mucho a demostrar que está interesado en algo más que un cheque de pago.

3. Háblame de tus fortalezas

Lo que sea que hagas, mencionalo como algo positivo, sin embargo, evita mencionar tus abdominales duros como la roca, el amor por las largas caminatas en la playa y la habilidad para surfear, son ideales que todo el mundo le gustaría tener y hay algún que otro entrevstador que te toma como "flipado".

En lugar de eso, concéntrate en las cualidades que otros señalan o por las que a menudo recibes elogios, profesionalmente. Si estos rasgos estarán respaldados por tus referencias o recomendaciones profesionales más adelante en el proceso de contratación, entonces será aún mejor.

4. Háblame de tus debilidades

Cada positivo debe tener un negativo y esta pregunta de la entrevista llega al corazón de la antigua ecuación del yin y el yang. En lugar de nombrar al azar sus áreas de mejora, trata de concentrarse en los rasgos que mantiene en exceso para obtener un giro más positivo.

Características como estar demasiado absorto en el trabajo, no saber cuándo dejar de trabajar en un tema o la necesidad de aprender a ser menos independiente y llamar al refuerzo de los compañeros de trabajo pintan un cuadro positivo siempre y cuando usted aprende a calmar su reacción inicial; presumiblemente bajo la guía de su nuevo empleador.

5. ¿Por qué dejó su último trabajo?

Nuestro consejo para esta pregunta es menos sobre qué hacer y más sobre qué evitar a toda costa. Hagas lo que hagas, evita hablar mal de tus superiores actuales o pasados. Claro, la gestión puede haber sido horrible y las condiciones de trabajo tan pobres que daría a los países del tercer mundo una carrera por su dinero. Independientemente de lo horribles que hayan sido, ningún empleador va a querer contratar a alguien que parezca desleal o que potencialmente pueda arruinar la reputación de su compañía en el futuro.

6. ¿Cuál crees que sera tu salario?

En contraste con algunas de las otras preguntas de nuestra lista, aquí hay un área en la que puede ser útil ser vago, al menos al principio. Si te preguntan sobre tus expectativas en forma de salario, la cobertura es su mejor opción. Declaraciones tales como "si el trabajo encaja bien, sería flexible" o "acorde con mi experiencia y habilidades" son siempre aceptables en las etapas iniciales de la entrevista.

En vez de decir una cantidad, di un rango; por ejemplo, “entre 1500 y 1800 euros”. De esta manera, expresas el mínimo que quieres recibir, pero dejas la puerta abierta a una remuneración mayor

7. ¿En qué has trabajado antes?

Únicamente enumera los trabajos que están relacionados con el puesto laboral al que te presentas. Por ejemplo, si como la mayoría de los jóvenes estuviste trabajando en empleos temporales para sacarte algo de dinero, no los menciones, a no ser que estén directamente relacionados con el trabajo al que te presentas. Si no tienes experiencia profesional, puedes hablar sobre prácticas en empresas, voluntariados o becas en el extranjero. Lo importante es aportar siempre algo en este tipo de preguntas para una entrevista de trabajo.

8. ¿Tiene alguna pregunta?

Por último, y más importante, se le preguntará, y nunca debe responderse con un NO, "¿tienes alguna pregunta?" Los posibles entrevistadores utilizan esta táctica de cuestionamiento en una variedad de escenarios. Desde llenar los vacíos en una conversación que de otra manera sería un poco aburrida hasta concluir cortésmente una entrevista, los candidatos deben estar preparados con una gran cantidad de preguntas relevantes y significativas que les ayuden a cambiar las tornas.

9. Sobre el trabajo en equipo

En la actualidad, la mayoría de las empresas necesitan que sus empleados trabajen permanentemente u ocasionalmente junto a un equipo de personas. Los entrevistadores saben que no todos los candidatos están dispuestos a trabajar en equipo o no tienen las habilidades necesarias para aportar algo positivo y significativo a un equipo de trabajo, por eso realizan las siguientes preguntas típicas en una entrevista de trabajo:

  • ¿Prefieres trabajar solo o en equipo?
  • ¿Qué es lo mejor y lo peor de trabajar en equipo?
  • ¿Qué puedes aportar a un equipo de trabajo?

Normalmente estas preguntas son más usuales si se realiza algún tipo de dinámica de grupo o entrevista grupal.