Los Trabajos más extraños del mundo

¿TE GUSTARÍA TRABAJAR EN ALGUNO DE ELLOS?

 

Dejando atrás todo tipo de trabajos como administrativo, comercial, ingeniero, repartidor, contable y un largo etcétera. En este post podrás leer desde los trabajos más extraños, a los trabajos soñados que a la mayoría nos gustaría probar al menos una vez en la vida. Estas serán las dos categorías en las que estará dividido el post:

 

Trabajos soñados

¿A quién no le gustaría hacer algo muy sencillo y estar cobrando por ello o quizás probar algo que realmente te gusta mucho y encima te estén pagando dinero? 

La mayoría de personas les gustaría hacer algo de lo que hablaré a continuación, pero claro como el propio título del post dice raros, son trabajos muy difíciles de encontrar o muy específicos que no todos tendremos la posibilidad de probar o de ni siquiera ver, ya que se buscan perfiles de personas muy específicos.

Calentador de camas

Este servicio está disponible actualmente en varios hoteles de lujo, en los cuales los clientes que lo solicitan son personas que les gusta dormir con la cama caliente. El trabajo consiste en utilizar un pijama que potencia la creación de calor, usar gorros para que no haya ningún pelo en la cama y por su puesto estar duchados antes de acurrucarse por todas las zonas de la cama hasta que esta no tenga lugares fríos.

<strong>Catador de <a href="../trabajo-helados" title="helados">helados

Aunque para muchos este trabajo les parezca un sueño, existe la profesión que se ocupa de degustar y supervisar los sabores de los helados nuevos que salen al mercado. Las compañías pioneras en ello están situadas en Estados Unidos.

Probador de toboganes de agua

De primeras parece un trabajo soñado por todos, pero realmente este trabajo tiene muchos riesgos, ya que la persona encargada de este trabajo será el encargado de probar la velocidad y seguridad de estos toboganes con lo que eso podría conllevar.

Despertador humano

Para poder trabajar en esto parece ser muy agraciado, pero realmente despertar a las personas para que fueran a trabajar se inició a mediados del siglo XIX, donde hubo un gran apogeo industrial. Consistía en que a las personas que trabajasen en fábricas se acercaba este "despertador humano" y ya fuera mediante golpes en su ventana o incluso lanzando pequeñas piedras a estas mismas para conseguir que los trabajadores se despertaran.

Actualmente este trabajo es muy extraño, pero hay personas que contratan a estos trabajadores para que a una determinado hora les llamen y así hasta que estos se despierten.

Tumbarse en una cama durante un período de tiempo

Este trabajo por increíble que parezca a priori, tiene muchas cosas negativas, "es más duro de lo que parece", empezando porque tienes que estar durante períodos muy largos de tiempo tumbado en un cama, llegando a existir períodos de tiempo de hasta 60 días en una cama, con una supervisión de médicos. Este mismo estudio de 2 meses los trabajadores cobraban 16000€.

Este trabajo en concreto se centra en estudiar las consecuencias que conlleva estar tanto tiempo en una cama, haciendo todas las actividades funcionales, como comer, lavarse, etcétera; tendrán que hacerlo tumbado en la cama todo el tiempo.

Probador de camas de lujo 

En el anterior trabajo podríamos encontrar bastantes contras, pero en este, lo más complicado sería los horarios en los que tendrías que comprobar todas estas camas, son horarios muy dispares, ¿pero la mayoría estaría dispuesto a trabajar por dormir no?

Hay empresas que necesitan comprobar la calidad de sus colchones, y para eso se creó este trabajo.

 

Trabajos extraños

En este apartado podremos encontrar desde trabajos más raros, a otros que no te imaginarías que puedan pagar a alguien por la actividad que tienen que hacer.

¿Te atreverías a estar un mes trabajando en alguno de estos?

Catador de alimentos de animales

Los animales no tienen por qué sufrir las creaciones de los cocineros de comida de su comida, porque ellos no pueden opinar acerca de esta, por eso hay personas encargadas de probarla, antes de que se comercialice.

Animación como sirena

Este trabajo está presente en varios hoteles, en los cuales hay peceras gigantes acristaladas, en ellas trabajan estas personas. Estos trabajadores se dedican a vestirse con trajes que se asemejan a las sirenas, y tienen que hacer una serie de movimientos para entender al público del hotel.

Recogedor de pelotas de golf bajo el agua

Siguiendo con la temática acuática, este trabajo consiste en recoger las pelotas de los lagos que hay en los campos de golf.

Este trabajo por sencillo que parezca es bastante complejo, porque estos trabajadores necesitan trajes de buzos, y cursos de buceo que le den la experiencia requerida para poder trabajar en ello.

Maniquí Humano

Aunque parezca algo raro, pero hay locales que prefieren tener a humanos antes que a maniquís posando con sus ropas.

Las funciones de estos trabajadores, puede ser sencilla, pero estar trabajando completamente quieto puede ser agotador, la otra opción que les ofrecen a estos trabajadores es hacer una serie de actividades en el escaparate para promocionar lo que estas tiendas ofrecen.

Inspector de calidad de patatas fritas

No todas las patatas pueden salir al mercado, y para ello hay personas encargadas de probarlas y comprobar su calidad, antes de su venta.

Probador de juguetes sexuales

Un trabajo aparentemente placentero, pero como todo lo que es abundante, puede ser contraproducente, ya que hay días que tienen que probar más de 5 juguetes diferentes. No todos están capacitados para este tipo de trabajos.

En una entrevista a una trabajadora, le preguntaron:

¿Por qué trabaja en esto? a lo que ella respondió, "alguien tendría que hacerlo".

Filero profesional

Realmente a pocas personas les gusta hacer colas en cines, en conciertos o incluso en la compra de un producto de última generación, para esto se creó este trabajo en el cual tendrán que esperar hasta que estén llegando al final y poder avisar a sus respectivos contratantes.

Mimos mientras duermes

Hay muchas personas que les encantan los "mimos" mientras descansas tumbado, ya sean cosquillas, que te toquen el pelo, te rasquen o incluso que te abracen, todo ello está disponible en locales de Japón, para todo tipo de público.